RSS

Archivos diarios: 3 noviembre, 2011

Protesta de Feministas frente al domicilio de Dominique Strauss Kahn (galería de fotos)

Advertencia: la foto siguiente puede herir sensibilidades...tres activistas del movimiento feminista ucraniano Femen protestaron el lunes ante el domicilio parisino de Dominique Strauss-Kahn.

Mucamas

Mucamas

Mucamas

 

El Nuevo Orden Mundial se invita al G20 de Cannes de noviembre 2011: galería de fotos…

G20 france 2011 Nouveau Monde (Nuevo Orden Mundial) Nuevas Ideas

Los pastores políticos del rebaño mundial a las ordenes del Mercado no se pueden ver entre ellos. Rivalidad, austeridad, machismo (DSK, Berlusconi), soberbia…mentirosos y belicistas…

Ni nuevo mundo, ni nuevas ideas, ni porras…lo que pretenden presentar como nuevo no es más que la lenta agonía del viejo mundo que huele a caroña.

Huele a podrido, hemos perdido la confianza, no nos representan. Y nos sentimos perdido. Pero te voy a contar una experiencia real y reciente en forma de cuento corto. Eso nos pasa a los viejos que seguimos creyendo en brujas y pitufos que habitan en las setas y los hongos…

La noche del día de Los Muertos, con lo del cambio de horas, me había olvidado que la noche caía tan pronto cuando termine de dar de comer a Cerdi, el cochino que sus dueños abandonaron una noche en nuestro huerto. Ya era de noche y no veía el camino que baja entre los naranjos. No tenía lampara y la luna detrás de las nubes no alumbraba nada. Me desesperaba ya de deslizar sobre el fango húmedo que algunos días antes habíamos sacado del fondo del deposito de agua y que manchaba el suelo cuando vi una esmeralda brillar en un linde del camino. Había otra un palmo más lejos, seguida de otra y otra más. La senda estaba iluminada  por perlas fosforescentes como la pista de aterrizaje de los aeródromos. Yo ya sabía hace tiempo que debíamos todos, de una manera u otra, regresar en el seno de la Naturaleza para vivir una verdadera vida de ser humano. Indicándome mi camino de regreso a casa, las luciérnagas no hacían más que confirmar la intuición.Sacarás tu tu conclusión que por eso eres sabio.

Nuevo Mundo (Nuevo Orden Mundial) nuevas ideas ¿con la misma represión?

 

 

Cannes G20: ¡no es una película!

No queda espacio para los indignados...

Queda algo de dinero para proteger a los poderosos: trabajo hay en las filas de antidisturbios.

Y como no hay bastante antidisturbios: los militares han tomado las calles de Cannes.

Protección a los yates de los multimillonarios por si acaso los indignados se indignan demasiado...

- "hay que colgar hasta el ultimo indignado" "con la tripa del ultimo capitalista".

en Niza a 30 Km. empiezan las movilizaciones antiG20

 

HAARP ha empezado a vibrar: que tengan cuidado los amigos en la isla del Hierro…

Induction Magnetometer días 01, 02,o3 hasta las 9 de la mañana día 3 Noviembre 2011 (UTC)

Como puedes apreciar en la foto de pantalla que acabamos de tomar a las 10 de la mañana hora española (día 03 del 11 – 2011) del magnetómetro de HAARP , hubo un apagón total o han borrado la señal durante más o menos 12 horas durante las cuales ignoramos con que intensidad han trabajado los militares de Estados Unidos. Pero luego la señal indica que funciona con mucha fuerza

Por supuesto no existen pruebas que esta “arma” del siglo 21 ayude a provocar terremotos, sequías, inundaciones, huracanes y otras alegrías, pero algunas coincidencia entre la puesta en funcionamiento de este aparato y los eventos nos ayudan a seguir con nuestros malos pensamientos.

Por si las moscas…las autoridades españolas deberían mandar un crucero o dos para evacuar los residentes y los animales de nuestra querida isla del Hierro (unos ejemplares de lagarto también, así como sus deliciosas piñas y algo de queso de la cooperativa agrícola de Frontera donde me daban el suero de leche para dar de beber a los cerdos que cuidaba en el 89 del siglo pasado…).

En los ámbitos de la Inteligencia económica han advertido hace ya más de 1 año, en el 2010 creo, (a ver si encuentro la referencia) que  un evento ecológico mayor podría ocurrir en España para desviar la atención de los pueblos de la crisis económica. ¿Ciencia Ficción? En Alteatequieroverde no lo sabemos, pero estamos atentos a todos y cada uno de los mensajes recibidos. Esto es lo que Naomi Klein llama “La Doctrina del Shock“. Puedes leer las primeras paginas de su tocho en: http://www.iusanandres.es/Literatura/Documentos/INTRODUCCION1_libro_shock_NKlein.pdf 

y seguir en directo las travesuras electromagnéticas y supuestamente letales de HAARP en:

http://www.haarp.alaska.edu/cgi-bin/scmag/disp-scmag.cgi?date=latest&Bx=on

 

Estados Unidos: Resumen de salud pública (Agency for Toxic Substances an Disease Registry): Creosota de madera, creosota de alquitrán de hulla y alquitrán de hulla (Creosote) (en Castellano)

El puente del trenet sobre el rio Algar en Altea. Foto Nadia salvador

 

http://www.atsdr.cdc.gov/es/phs/es_phs85.html 

CAS#: 8021-39-4 y 8001-58-9 y 8007-45-2

septiembre de 2002


Este Resumen de Salud Pública es el capítulo sumario de la Reseña Toxicológica para la creosota y sustancias relacionadas. El mismo forma parte de una serie de Resúmenes de Reseñas Toxicológicas relacionados a sustancias peligrosas y sus efectos sobre la salud. Una versión más breve, ToxFAQs, también está disponible. Esta información es importante para usted debido a que estas sustancias podrían causar efectos nocivos a su salud. Los efectos a la salud de la exposición a cualquier sustancia peligrosa van a depender de la dosis, la duración, la manera de exposición, las características y hábitos personales, y si están presentes otras sustancias químicas. Si desea información adicional, puede comunicarse con el Centro de Información de la ATSDR al 1-888-422-8737.


Trasfondo

Este resumen de salud pública le informa acerca de la creosota de madera, creosota de alquitrán de hulla, alquitrán de hulla, residuo de alquitrán de hulla y de los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla y de los efectos de la exposición a estos compuestos.

La Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE. UU. (EPA, por sus siglas en inglés) identifica los sitios de desechos peligrosos más serios en la nación. Estos sitios constituyen la Lista de Prioridades Nacionales (NPL, por sus siglas en inglés) y son los sitios designados para limpieza a largo plazo por parte del gobierno federal. La creosota de alquitrán de hulla, el alquitrán de hulla y el residuo de alquitrán de hulla se han encontrado en por lo menos 46 de los 1,613 sitios actualmente en la NPL o que formaron parte de la NPL en el pasado. Sin embargo, el número total de sitios de la NPL en los que se han buscado estas sustancias no se conoce. A medida que se evalúan más sitios, el número de sitios en que se encuentren creosota de alquitrán de hulla, alquitrán de hulla y residuo de alquitrán de hulla puede aumentar. Esta información es importante porque la exposición a estas sustancias puede perjudicarlo y estos sitios pueden constituir fuentes de exposición.

Cuando una sustancia se libera desde un área extensa, por ejemplo desde una planta industrial, o desde un recipiente como un barril o botella, la sustancia entra al ambiente. Esta liberación no siempre conduce a exposición. Usted está expuesto a una sustancia solamente cuando entra en contacto con ésta. Usted puede estar expuesto al inhalar, comer o beber la sustancia, o por contacto con la piel.

Si usted está expuesto a la creosota de madera, creosota de alquitrán de hulla, alquitrán de hulla, residuo de alquitrán de hulla o a los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla, hay muchos factores que determinan si le afectará adversamente. Estos factores incluyen la dosis (la cantidad), la duración (por cuánto tiempo) y de la manera como entró en contacto con estas sustancias. También debe considerar las otras sustancias químicas a las que usted está expuesto, su edad, sexo, dieta, características personales, estilo de vida y condición de salud.


1.1 ¿Qué es la creosota?

Creosota es el nombre usado para describir una variedad de productos que consisten de mezclas de muchas sustancias químicas. Las creosotas de madera se derivan de la resina de las hojas del arbusto de creosota (Larrea) y de la madera de haya (Fagus). Los alquitranes de hulla se producen como subproductos durante la carbonización del carbón para producir coque o gas natural. Las creosotas de alquitrán de hulla son productos de destilación del alquitrán de hulla, y el residuo de alquitrán de hulla es un residuo producido durante la destilación del alquitrán de hulla. Los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla son compuestos emitidos por el residuo de alquitrán de hulla cuando se calienta. La creosota de alquitrán de hulla, el alquitrán de hulla, el residuo de alquitrán de hulla y los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla raramente se forman en la naturaleza. La creosota de alquitrán de hulla, el alquitrán de hulla y el residuo de alquitrán de hulla son mezclas de compuestos similares. Por esta razón, este resumen se refiere a la creosota de alquitrán de hulla, al alquitrán de hulla y al residuo de alquitrán de hulla simplemente como creosota. Las creosotas se forman al tratar la madera de haya y otras maderas (creosota de madera de haya) o carbón (creosota de alquitrán de hulla), o la resina del arbusto de creosota con alta temperatura. La creosota de madera es un líquido grasiento, incoloro a amarillento, con un característico olor a humo e intenso sabor a quemado. Es relativamente soluble en agua. La creosota preparada a partir de alquitrán de hulla es la forma más común de creosota que se encuentra en lugares de trabajo y en sitios de desechos peligrosos en Estados Unidos . La creosota de alquitrán de hulla es un líquido aceitoso espeso, típicamente de color ámbar a negro. Se incendia fácilmente y no se disuelve fácilmente en agua. El alquitrán de hulla y el residuo de alquitrán de hulla son subproductos del tratamiento a alta temperatura del carbón para producir coque o gas natural. Generalmente son líquidos espesos, de color negro o pardo oscuro, o semi-sólidos de olor aromático o a humo. Los residuos de alquitrán de hulla se pueden encontrar también en las chimeneas de viviendas calentadas con carbón, especialmente si la combustión del carbón es incompleta. Las sustancias químicas en el residuo del alquitrán de hulla pueden evaporarse al aire cuando el residuo se calienta. Los productos que se evaporan constituyen los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla.

La creosota de madera ha sido usada como desinfectante, laxante y para tratar la tos. En el pasado, los tratamientos para la lepra, pulmonía y tuberculosis también incluían comer o tomar creosota de madera. Hoy en día es raramente usada como medicamento en Estados Unidos debido a que ha sido reemplazada por medicamentos más eficaces. Aun se encuentra disponible como hierba medicinal, y se usa en el Japón como expectorante y laxante. Las principales sustancias químicas en la creosota de madera son el fenol, los cresoles y guayacol.

La creosota de alquitrán de hulla es el preservativo para madera más usado en Estados Unidos . También es un plaguicida de uso restringido, de manera que puede ser usado solamente por personas entrenadas para usarlo en forma segura. Los productos de alquitrán de hulla se usan como ingredientes en medicamentos para tratar enfermedades de la piel, tal como la soriasis. Estos productos se usan también como repelentes de aves y otros animales, insecticidas, soluciones para bañar animales y fungicidas.

El alquitrán de hulla, el residuo de alquitrán de hulla y los productos volátiles de residuos de alquitrán de hulla se usan o producen en varios procesos, como por ejemplo pavimentación de caminos, techado, fundición de aluminio, manufactura de caucho e industrias de coquificación. Las principales sustancias químicas en la creosota de alquitrán de hulla, el alquitrán de hulla y el residuo de alquitrán de hulla son los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs), fenol y los cresoles. La composición de la fracción volátil del residuo de alquitrán de hulla depende de la composición del alquitrán de hulla que se calienta. Se han identificado cerca de 300 sustancias químicas en la creosota de alquitrán de hulla, pero pueden haber cerca de 10,000 productos químicos en esta mezcla. Debido a que la creosota de alquitrán de hulla es el principal tipo de creosota que se encuentra en el ambiente y en sitios de desechos peligrosos en Estados Unidos , en este resumen se enfatizan los efectos a la salud de este producto. Los efectos a la salud del alquitrán de hulla y del residuo de alquitrán de hulla también se describen.

Este resumen describe la toxicidad de la creosota de madera, la creosota de alquitrán de hulla, el alquitrán de hulla, el residuo de alquitrán de hulla y de los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla. Por lo tanto, los efectos a la salud de los componentes individuales de estas mezclas, por ejemplo, los PAHs o el fenol no se describen. Los documentos de la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR) Reseña Toxicológica de los Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos (1995), Reseña Toxicológica de los Cresoles (1992) y Reseña Toxicológica del Fenol (1998) proveen más información acerca de estas sustancias químicas.


1.2 ¿Qué le sucede a la creosota cuando entra al medio ambiente?

No hay ninguna información acerca de lo que le sucede a la creosota de madera cuando entra al ambiente. La creosota de alquitrán de hulla, el alquitrán de hulla, el residuo de alquitrán de hulla y los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla no ocurren naturalmente en el ambiente, pero se forman como subproductos en plantas de manufactura de coque o de gas natural. La creosota de alquitrán de hulla es liberada al agua y al suelo principalmente como resultado de su uso en la industria de preservación de madera. En el pasado, el agua residual de plantas de tratamiento de madera se desechó a menudo en lagunas sin forros de protección en donde formó un lodo. Además, las compañías que preservan madera con creosota de alquitrán de hulla pueden tratar sus aguas residuales en plantas de tratamiento o pueden liberarlas al sistema de tratamiento de desagüe municipal. Esto aun constituye la fuente principal de creosota de alquitrán de hulla en el ambiente. Sin embargo, las nuevas restricciones de la EPA han producido cambios en los métodos de tratamiento. Esto ha disminuido la cantidad de creosota que puede entrar al suelo desde las emisiones de agua residual. La creosota de alquitrán de hulla contiene algunos componentes que se disuelven en agua y otros que no se disuelven. Los componentes de la cresota de alquitrán de hulla que se disuelven en agua pueden movilizarse a través del suelo y eventualmente alcanzar el agua subterránea, en donde pueden permanecer por largo tiempo. Una vez en el agua subterránea, la degradación puede tardar años. La mayoría de los componentes que no se disuelven en agua permanecerán en el mismo lugar formando una masa con la apariencia de lodo. Hay poca movilización desde el sitio de contaminación. La degradación en el suelo de algunos componentes de la creosota de alquitrán de hulla puede tardar meses, y aun más tiempo para otros componentes. Algunas veces, las pequeñas cantidades de productos químicos que permanecen en el suelo o en el agua y que se demoran en degradarse, aun son tóxicas para algunos animales y posiblemente para los seres humanos. Los componentes de la creosota de alquitrán de hulla también pueden encontrarse en el suelo como resultado de escapes o filtración desde madera tratada.

Los componentes volátiles de la creosota de alquitrán de hulla pueden evaporarse y entrar al aire. Cerca del 1-2% de la creosota de alquitrán de hulla que se aplica para tratar madera se libera al aire. Esta cifra representa una cantidad pequeña comparada con la cantidad de creosota de alquitrán de hulla que se encuentra en el agua residual o en el suelo. Los componentes volátiles del alquitrán de hulla y del residuo de alquitrán de hulla se liberan al ambiente en forma similar. A menudo se encuentran en o cerca de fábricas que producen coque o gas natural, en plantas industriales que usan alquitrán de hulla o lodos de alquitrán de hulla o en plantas abandonadas que produjeron coque o gas natural en el pasado. El agua o el suelo que rodea estas áreas puede contener niveles de alquitrán de hulla y de residuos de alquitrán de hulla que pueden detectarse.

Una vez que la creosota de alquitrán de hulla entra al ambiente, las plantas y los animales pueden absorber partes de la mezcla. Algunos componentes de la creosota de alquitrán de hulla se han encontrado en plantas expuestas a madera tratada con creosota que se encuentra en áreas cercanas. Los animales, como por ejemplo los topos, grillos, caracoles, cochinillas y gusanos incorporan componentes de la creosota de alquitrán de hulla del ambiente a través de la piel, los pulmones o el estómago. Los animales que viven en el agua, como por ejemplo crustáceos, mariscos y gusanos también incorporan componentes de la creosota de alquitrán de hulla. Por ejemplo, se ha observado que los mejillones que se adhieren a pilotes tratados con creosota y los caracoles y ostras que viven en agua cerca de una planta para tratar madera contienen creosota en sus tejidos. Los componentes de la creosota de alquitrán de hulla también son degradados por microorganismos que viven en el suelo y el agua. Los componentes del residuo de alquitrán de hulla se movilizan en el ambiente de manera similar a los del alquitrán de hulla.


1.3 ¿Cómo podría yo estar expuesto a la creosota?

La mayoría de la gente está expuesta a niveles muy bajos de creosota. La gente que está expuesta a concentraciones más altas que las que está expuesta la población general es aquella expuesta a la creosota en sus ocupaciones y aquella que usa productos medicinales que contienen creosota (por ejemplo para tratar eczema o soriasis).

Alguna gente está expuesta a la creosota a través del uso de champús que contienen creosota para tratar la soriasis. Las hierbas medicinales que contienen hojas del arbusto de creosota (chaparral) se pueden adquirir como suplemento dietético y constituyen una fuente de exposición a la creosota de madera. La gente que bebe té de chaparral puede estar expuesta a creosota de madera. Los sitios de desechos peligrosos son una fuente importante de contaminación con creosota, alquitrán de hulla y residuos de alquitrán de hulla. Las personas que trabajan en la industria de preservación de madera constituyen el grupo más grande de la población que puede estar expuesto a la creosota de alquitrán de hulla. Las personas que viven en áreas donde operaron plantas de preservación de madera pueden estar expuestas si el suelo nunca fue descontaminado. La manera más común a través de la cual la creosota entra al cuerpo cuando se encuentra en el suelo es a través de la piel. Además, los niños también pueden ingerir la creosota si se llevan la manos sucias a la boca luego de tocar tierra o madera contaminada con creosota. La manera más común a través de la cual la creosota entra al cuerpo de individuos que trabajan en la industria de preservación de madera es a través de los pulmones.

Los trabajadores en las industrias de asfalto, caucho, aluminio, hierro, acero y neumáticos y la gente que trabaja en industrias que producen coque también corren riesgo de exposición al residuo de alquitrán de hulla y a componentes volátiles del residuo de alquitrán de hulla. Estos individuos pueden respirar vapores o experimentar contacto directo de la piel con soluciones para preservar madera, con madera recién tratada, con mezclas de asfalto o con otros productos en la industria de manufactura de coque. Los trabajadores que usan madera tratada con creosota en la construcción de cercas, puentes o rieles de ferrocarril o instalando postes de teléfono pueden estar expuestos; las personas que inspeccionan o mantienen estos materiales, o que aplican asfalto u otros materiales que contienen residuos de alquitrán de hulla también pueden estar expuestas. Los dueños de viviendas, granjeros o paisajistas que aplican creosota de alquitrán de hulla a madera usando un pincel o sumergiendo la madera (actualmente prohibido por ley a menos que usted haya sido autorizado), o personas que usan madera de rieles o de postes de teléfono en jardines, o que re-usan trozos de madera de una estructura tratada también pueden estar expuestas. Más aun, la gente que trabaja o que vive en viviendas construidas con madera tratada puede estar expuesta a través del aire o por contacto directo con la madera. La exposición a los productos de alquitrán de hulla también puede ocurrir en las industrias de gas natural y de fundición de aluminio. Usted puede estar expuesto si entra en contacto con agua, tierra, aire, o cualquier tejido de plantas o animales que contienen creosotas, alquitrán de hulla, residuos de alquitrán de hulla o los componentes volátiles de los residuos. La ingestión intencional o accidental de creosota de alquitrán de hulla ha producido intoxicación. Si sus actividades requieren que entre en contacto con estas mezclas, como por ejemplo en un sitio de desechos peligrosos, en agua subterránea contaminada, en productos de madera tratados con creosota o en mariscos contaminados, usted estará expuesto a creosota de alquitrán de hulla, alquitrán de hulla, residuo de alquitrán de hulla y a los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla. Usted también puede estar expuesto si toma agua contaminada en un sitio de desechos peligrosos.


1.4 ¿Cómo puede la creosota entrar y abandonar mi cuerpo?

Las creosotas y los productos de alquitrán de hulla pueden entrar a su cuerpo a través de los pulmones, el estómago, los intestinos y la piel. No hay ninguna información que describa con que rapidez o cuanta creosota o sus componentes pueden entrar al cuerpo luego de una sola exposición o de numerosas exposiciones. La cantidad que entra al cuerpo depende de la manera como usted entra en contacto con estas sustancias (a través del aire, los alimentos, el agua, la piel), de la cantidad a la que está expuesto y de la duración de la exposición. Muchos de los componentes de la mezcla de creosota de alquitrán de hulla (por ejemplo los PAHs) son absorbidos rápidamente a través de los pulmones, el estómago y los intestinos. La cantidad de creosotas o de productos de alquitrán de hulla que entran a la corriente sanguínea a través de la piel durante exposición prolongada puede ser más alta si no se lava la piel. Los componentes individuales de la creosota de alquitrán de hulla, alquitrán de hulla, residuo de alquitrán de hulla y los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla pueden almacenarse en la grasa corporal. En el cuerpo, algunos componentes del alquitrán de hulla pueden ser metabolizados. Por ejemplo, el pireno puede ser metabolizado a 1-hidroxipireno. Algunos estudios indican que las creosotas pueden cruzar la placenta y alcanzar al feto. Debido a que los productos del alquitrán de hulla pueden ser almacenados en la grasa corporal, se pueden encontrar en la leche materna. Las creosotas abandonan el cuerpo principalmente en las heces; una cantidad menor abandona el cuerpo en la orina.


1.5 ¿Cómo puede afectar mi salud la creosota?

Para proteger al público de los efectos perjudiciales de sustancias químicas tóxicas, y para encontrar maneras para tratar a personas que han sido afectadas, los científicos usan una variedad de pruebas.

Una manera para determinar si una sustancia química perjudicará a una persona es averiguar si la sustancia es absorbida, usada y liberada por el cuerpo. En el caso de ciertas sustancias químicas puede ser necesario experimentar en animales. La experimentación en animales también puede usarse para identificar efectos sobre la salud como cáncer o defectos de nacimiento. Sin el uso de animales de laboratorio, los científicos perderían un método importante para obtener información necesaria para tomar decisiones apropiadas con el fin de proteger la salud pública. Los científicos tienen la responsabilidad de tratar a los animales de investigación con cuidado y compasión. Actualmente hay leyes que protegen el bienestar de los animales de investigación, y los científicos deben adherirse a estrictos reglamentos para el cuidado de los animales.

La exposición a las creosotas, al alquitrán de hulla, al residuo de alquitrán de hulla o a los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla puede ser perjudicial para la salud. Comer alimentos o beber agua contaminada con altas cantidades de estos compuestos puede producir ardor en la boca y la garganta y dolor de estómago. El consumo de hierbas medicinales que contienen hojas del arbusto de creosota puede producir daño al hígado o a los riñones. Los estudios que describen intoxicaciones en trabajadores expuestos a la creosota de alquitrán de hulla, o en personas que ingirieron creosota de alquitrán de hulla intencionalmente o accidentalmente demuestran que estas sustancias pueden ser perjudiciales. Estos estudios indican que la exposición breve a grandes cantidades de creosota de alquitrán de hulla puede producir salpullido o seria irritación de la piel, quemaduras químicas en los ojos, convulsiones y confusión mental, problemas del riñón o el hígado, pérdida del conocimiento o aun la muerte. Las exposiciones de mayor duración a cantidades más bajas de creosota de alquitrán de hulla, alquitrán de hulla, residuo de alquitrán de hulla o de los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla por contacto directo con la piel o por exposición a los vapores de estas mezclas también pueden producir un aumento de la sensibilidad a la luz, daño a la córnea y daño a la piel, tal como enrojecimiento, ampollas o peladuras. Las exposiciones más prolongadas a vapores de creosotas, alquitrán de hulla, residuo de alquitrán de hulla o a los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla también pueden producir irritación de las vías respiratorias. La exposición prolongada a bajos niveles de estas mezclas, especialmente a través de contacto directo de la piel durante el tratamiento de madera o la manufactura de productos tratados con creosota de alquitrán de hulla, o en fábricas de coque o gas natural también ha producido cáncer de la piel y del escroto. La exposición prolongada de la piel a hollín y a creosota de alquitrán de hulla ha sido asociada con cáncer del escroto en deshollinadores. Estos niveles son mucho más altos que los niveles a los que usted puede exponerse a través del agua subterránea, los alimentos, el aire o el suelo.

Las ratas y ratones que ingirieron una gran cantidad de creosota de madera una sola vez sufrieron convulsiones y murieron. Las ratas que ingirieron cantidades más bajas de creosota de madera durante largo tiempo desarrollaron problemas del riñón y el hígado y fallecieron. La exposición a través de la piel a productos de alquitrán de hulla ha producido cáncer de la piel en animales. Los animales de laboratorio que comieron alimentos que contenían alquitrán de hulla desarrollaron cáncer de los pulmones, el hígado y el estómago, y los animales expuestos al alquitrán de hulla en el aire desarrollaron cáncer del pulmón y la piel.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) ha determinado que el alquitrán de hulla es carcinogénico en seres humanos y que la creosota es probablemente carcinogénica en seres humanos. La EPA también ha determinado que la creosota de alquitrán de hulla es probablemente carcinogénica en seres humanos.


1.6 ¿Cómo puede la creosota afectar a los niños?

Esta sección discute los posibles efectos sobre la salud en seres humanos expuestos durante el período desde la concepción a la madurez a los 18 años de edad.

En general, los niños están expuestos a bajos niveles de creosota, sin embargo, la ingestión intencional o accidental de creosota de alquitrán de hulla ha resultado en envenenamiento. Los niños que viven en áreas con desechos peligrosos pueden estar expuestos al tomar agua contaminada o por contacto con el suelo. La manera más común a través de la cual la creosota que está en el suelo puede entrar al cuerpo es a través de la piel. Sin embargo, los niños también pueden tragar creosota si comen tierra o se llevan las manos sucias a la boca después de tocar tierra o madera contaminada con creosota. Además, los niños pueden estar expuestos a la creosota si comen pescados y mariscos cogidos en áreas contaminadas. Los niños también pueden estar expuestos a la creosota si usan productos que contienen creosota para tratar condiciones como por ejemplo, la caspa, eczema o soriasis, o si consumen hierbas medicinales que contienen las hojas del arbusto de creosota (chaparral).

Los niños también pueden estar expuestos a la creosota si respiran vapores provenientes de madera recién tratada en cercas, puentes, rieles de ferrocarril o postes de teléfono o si tienen contacto con ella. Además, los niños que viven en casas construidas con madera tratada pueden estar expuestos a través del aire o por contacto directo con la madera. No se recomienda el uso de la creosota para proteger aparatos de madera en los que juegan los niños en áreas de recreo o para proteger terrazas de madera. Los niños pueden estar expuestos a la creosota si ésta se ha usado en madera en el hogar. Los niños también pueden estar expuestos a la creosota en la ropa o en los zapatos de sus padres si estos artículos han sido contaminados con creosota en el trabajo. Las probabilidades de que los niños se expongan a la creosota no son más altas que las de los adultos, y no existe una forma exclusiva de exposición a la creosota para los niños.

Los niños que jugaron en suelo contaminado con creosota sufrieron más salpullidos en la piel que niños que jugaron en áreas sin contaminación.

Aparte de esto, no se han estudiado los efectos de la creosota en los niños, pero es probable que sean similares a los efectos observados en adultos expuestos a la creosota. Los niños pueden ser más susceptibles a desarrollar cáncer porque el período durante el cual puede desarrollarse el cáncer es más largo, pero esta asociación no se ha estudiado.

No se han descrito efectos en niños expuestos a la creosota antes de nacer. Los experimentos en animales de laboratorio han descrito defectos de nacimiento, como por ejemplo paladares hendidos, en las crías de madres expuestas a altos niveles de creosota durante la preñez, pero no se sabe si esto podría ocurrir en seres humanos. Algunos estudios en animales indican que las creosotas pueden cruzar la placenta y alcanzar los tejidos del feto. Debido a que algunos componentes químicos del alquitrán de hulla pueden ser almacenados en la grasa corporal, éstos pueden encontrarse en la leche materna y, por lo tanto, pueden ser transferidos a niños que lactan.


1.7 ¿Cómo pueden las familias reducir el riesgo de exposición a la creosota?

Si su doctor encuentra que usted ha estado expuesto a cantidades significativas de creosota, pregunte si sus niños también podrían haber estado expuestos. Puede que su doctor necesite pedir que su departamento estatal de salud investigue.

Las familias pueden reducir el riesgo de exposición a la creosota de alquitrán de hulla, alquitrán de hulla, residuo de alquitrán de hulla y a los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla de varias maneras. Si usted vive en un área residencial donde hubo una planta de preservación de madera o cerca de una planta de manufactura de gas, usted debe usar precauciones para reducir o restringir su exposición a la creosota que puede estar presente en el agua o en el suelo. Esto puede requerir usar camisas de manga larga o pantalones largos cuando trabaja o juega al aire libre y evitar usar agua contaminada con creosota. Si el suelo en su patio fue contaminado con creosota en el pasado, probablemente no debería cultivar alimentos en él. Usted tendrá que lavarse cuidadosamente las manos o cualquier otra área de la piel si entra en contacto con la tierra o el agua contaminada. Esto es especialmente importante para niños ya que ellos tienen la tendencia a llevarse las manos a la boca. Algunos niños comen tierra. No se sabe que cantidad de la creosota adherida a la tierra se despega de la tierra en el interior de su cuerpo. Usted debe enseñarle a los niños a no comer tierra. Asegúrese de que se laven las manos con frecuencia y antes de comer. También enséñele a los niños a no llevarse las manos a la boca.

Los niños pueden estar expuestos a la creosota cuando juegan al aire libre. Enséñele a los niños a no jugar en áreas contaminadas, especialmente en áreas abandonadas que pueden ser sitios de desechos o en sitios de desechos que están siendo limpiados. Algunos niños ignoran los avisos colocados en los sitios para alertar al público del posible peligro y que indican que el área está clausurada. Enséñele a los niños a seguir las instrucciones en los avisos y a jugar en otros lugares. Los niños pueden entrar en contacto con madera tratada con creosota cuando juegan en o cerca de rieles de ferrocarril, en zanjas cerca de postes de teléfono, en graneros viejos o en otras estructuras en fincas, o en puentes o muelles. Los niños también pueden estar expuestos a creosota si mascan o ponen la boca en objetos tratados con creosota, como por ejemplo postes de cercas o barandas de muelles. Usted debe enseñarle a los niños a evitar tales actividades y a no poner objetos extraños en la boca.

Tomar té de chaparral puede exponerlo a la creosota de madera. Si usted bebe té de chaparral, puede exponer a sus niños. La creosota también se encuentra en champús para tratar la caspa, en ungüentos para tratar eczema de la piel y en aceites minerales para tratar la soriasis. Usted puede exponer a sus niños a la creosota si usa cualquiera de estos productos. Pida a su doctor que le sugiera otros tratamientos que no usan estos productos.

A veces es posible llevar creosota al hogar en la ropa o zapatos de trabajo que pueden haber estado expuestos a creosota de alquitrán de hulla, alquitrán de hulla, o residuos de alquitrán de hulla en el trabajo. Esto puede ser más importante para gente que trabaja en la industria de preservación de madera o en ocupaciones como por ejemplo techado, pavimentación y limpieza de chimeneas que para gente que trabaja en la industria del coque, o en otras plantas que usan productos derivados del alquitrán de hulla y para los cuales la principal ruta de exposición es a través de inhalación de polvo contaminado. Usted puede contaminar su automóvil, su hogar u otros lugares en donde los niños pueden exponerse a la creosota. Usted debe estar consciente de esta posibilidad si trabaja con creosota. La exposición prolongada a bajos niveles de creosota a través de contacto directo con la piel ha producido cáncer de la piel. Para trabajadores en plantas de preservación de madera, el Instituto Americano de Preservadores de Madera (AWPI) recomienda lavar la ropa de trabajo en forma separada de otros artículos de ropa domésticos si hay residuos aceitosos de creosota o serrín de madera tratada con creosota en la ropa de trabajo. La ropa de trabajo contaminada debe lavarse antes de volver a usarla. Si usted trabaja en una industria en la que se usa creosota, la persona encargada de la seguridad y salud ocupacional en su trabajo puede y debe informarle si las sustancias químicas con las que usted trabaja son peligrosas y si es posible llevarlas al hogar en su ropa, su cuerpo o en herramientas, y si usted debería ducharse y cambiarse de ropa antes de dejar el trabajo, guardar su ropa de calle en un área separada en el trabajo o lavar su ropa de trabajo separada de otra ropa. Su patrono debe tener Hojas de Información de Seguridad del Material (MSDS) sobre muchas de las sustancias químicas usadas en su lugar de trabajo, como lo requiere la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), por sus siglas en inglés). La información en estas hojas debe incluir los nombres químicos e ingredientes peligrosos, propiedades importantes (flamabilidad y explosividad), posibles efectos a la salud y lo que se debe hacer en un caso de emergencia. Su patrono tiene la responsabilidad legal de proveerle un lugar de trabajo seguro y debe contestar todas sus preguntas acerca de sustancias peligrosas. La OSHA o su programa estatal de salud y seguridad ocupacional aprobado por la OSHA pueden contestar cualquier pregunta adicional y ayudar a su patrono a identificar y corregir problemas con sustancias peligrosas. La OSHA y/o su programa estatal de salud y seguridad ocupacional aprobado por la OSHA escucharán sus quejas formales acerca de peligros para la salud en el trabajo y, cuando sea necesario, inspeccionarán su lugar de trabajo. Los empleados tienen el derecho de solicitar seguridad y salud en el trabajo sin temor a represalias.

Usted y sus niños pueden estar expuestos a los compuestos de creosota al consumir ciertos tipos de pescados o animales silvestres capturados en ciertas localidades. Algunos estados, tribus Indígenas Americanas y territorios de Estados Unidos han publicado avisos de pesca y caza para advertir al público acerca de peces y tortugas contaminados con creosota. Cada estado, tribu Indígena Americana o territorio de Estados Unidos establece sus propios criterios para promulgar avisos de pesca y caza. Un aviso de pesca especificará los cuerpos de agua que tienen restricciones. El aviso le dirá a que tipo y tamaño de pescado se aplica la restricción. Puede que el aviso prohiba completamente el consumo de pescados o puede indicarle que limite el consumo de ciertos tipos de pescados. Por ejemplo, un aviso puede decirle que no consuma un tipo de pescado más de una vez al mes. El aviso también puede decirle que consuma solamente ciertas partes del pescado y de la tortuga y como preparar y cocinar el pescado o la tortuga para disminuir su exposición a la creosota. El aviso de pesca o de caza puede ser más restrictivo para proteger a mujeres embarazadas, mujeres que lactan y a niños pequeños. Los productos químicos en la creosota se han encontrado en la leche materna y pueden cruzar la placenta. Para reducir la exposición de los niños a la creosota, obedezca los avisos de pesca y caza. La información sobre avisos de pesca y caza en su estado se puede obtener del departamento de salud y recursos naturales de su estado. También pueden haber letreros en ciertas áreas de pesca.

La creosota es un plaguicida de uso restringido, lo que significa que puede ser aplicada solamente por personas que han recibido instrucciones especiales para su uso y que han sido examinadas y aprobadas para usarlo en el hogar o el jardín. El AWPI no recomienda el uso de la creosota para proteger aparatos de madera en los que juegan los niños o terrazas de madera en el patio. Para estos fines generalmente se usan otros plaguicidas. Sus niños pueden estar expuestos a la creosota si una persona no calificada la aplica en o alrededor de su hogar, como por ejemplo a terrazas de madera o a aparatos de madera en los que juegan los niños. En algunos casos, el uso impropio de plaguicidas cuyo uso en viviendas ha sido prohibido, ha convertido a las viviendas en sitios de desechos peligrosos. Asegúrese de que cualquier persona que usted contrate tenga licencia, y si es apropiado (como en el caso de la creosota), esté autorizada para aplicar plaguicidas. Su estado otorga una licencia a cada persona que está calificada para aplicar plaguicidas de acuerdo a las normas establecidas por la EPA y certifica a cada persona que está calificada para aplicar plaguicidas de “uso restringido.” Pida ver la licencia y la certificación. También pregunte por el nombre registrado del plaguicida, el nombre del ingrediente activo del plaguicida, el número de registro de laEPA, y pida una MSDS. Pregunte si la EPA ha designado al plaguicida para “uso restringido” y cuales son los usos permitidos. Esta información es importante si usted o su familia son alérgicos al producto.

Si usted se siente enfermo luego de usar un plaguicida en su hogar, consulte a su doctor o al centro de control de envenenamientos de su localidad.


1.8 ¿Hay algún examen médico que demuestre que he estado expuesto a la creosota?

No hay ningún examen para determinar si usted ha estado expuesto a la creosota de madera, creosota de alquitrán de hulla, alquitrán de hulla, residuo de alquitrán de hulla o a los productos volátiles del residuo de alquitrán de hulla. Sin embargo, las sustancias en la creosota (tales como los PAHs o el fenol) pueden detectarse y medirse en los tejidos (en órganos, músculos o grasa corporal), la orina o la sangre luego de exposición a la creosota. Esto puede utilizarse generalmente para evaluar la exposición de personas que trabajan con creosota de alquitrán de hulla, alquitrán de hulla y residuos de alquitrán de hulla. Por ejemplo, el metabolito 1-hidroxipireno, que puede detectarse en la orina luego de exposición al pireno, ha sido usado para evaluar exposición a la creosota porque el pireno es un componente de la creosota. Este examen solamente determina si usted ha estado expuesto al pireno recientemente, pero no puede determinar con certeza si la fuente de pireno es la creosota ni predecir con exactitud si usted experimentará efectos adversos. Más aun, los análisis de orina para detectar el 1-hidroxipireno generalmente no se realizan en el consultorio de un doctor porque requieren equipo especial.


1.9 ¿Qué recomendaciones ha hecho el gobierno federal para proteger la salud pública?

El gobierno federal desarrolla reglamentos y recomendaciones para proteger la salud pública. Los reglamentos pueden ser impuestos por ley. Las agencias federales que desarrollan reglamentos para sustancias tóxicas incluyen a la EPA, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), por sus siglas en inglés) y la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés). Las recomendaciones proveen instrucciones valiosas para proteger la salud pública, pero no pueden imponerse por ley. Las organizaciones federales que desarrollan recomendaciones para sustancias tóxicas incluyen a la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR) y el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional (NIOSH, por sus siglas en inglés) .

Los reglamentos y recomendaciones pueden ser expresados como ‘niveles que no deben excederse’ en el aire, agua, suelo o alimentos y se basan generalmente en niveles que afectan a los animales. Estos niveles luego se ajustan para la protección de seres humanos. En ciertas ocasiones estos ‘niveles que no deben excederse’ difieren entre organizaciones federales debido a las diferentes duraciones de exposición (una jornada de 8 horas al día o de 24 horas al día), el uso de diferentes estudios en animales o a otros factores.

Las recomendaciones y los reglamentos son actualizados periódicamente a medida que se dispone de información adicional. Para obtener la información más reciente, consulte a la organización o agencia federal que la otorga. Los siguientes son algunos reglamentos y recomendaciones para la creosota:

El 10 de Diciembre del año 1992, la FDA advirtió a los consumidores de la nación (comunicado de prensa de la FDA P92-38) acerca del chaparral, un producto derivado de las hojas del arbusto de creosota, debido a la descripción de casos de hepatitis tóxica luego de su uso. El comunicado de prensa puede encontrarlo en el sitio de la FDA, http://www.fda.gov.

Existen normas reglamentarias y recomendaciones para los PAHs y los fenoles más importantes que se encuentran en la creosota de madera, creosota de alquitrán de hulla, alquitrán de hulla y residuos de alquitrán de hulla en el aire y el agua. La EPA ha designado a la creosota de alquitrán de hulla como plaguicida de uso restringido. Esto significa que solamente puede ser adquirida y usada por personas certificadas para aplicarlo y solamente para los usos que la persona que lo aplica está certificada. Además, la creosota de alquitrán de hulla ha sido declarada por la EPA como residuo peligroso.

El gobierno federal ha promulgado normas reglamentarias para proteger a los trabajadores de los posibles efectos a la salud de otros productos del alquitrán de hulla en el aire. La OSHA ha establecido un límite de exposición permisible (PEL) de 0.2 miligramos de productos volátiles de los residuos de alquitrán de hulla por metro cúbico de aire (0.2 mg/m³) en el aire del trabajo durante jornadas de 8 horas diarias.


1.10 ¿Dónde puedo obtener más información?

Si usted tiene preguntas o preocupaciones, por favor comuníquese con el departamento de salud y calidad ambiental de su comunidad o estado o con laATSDR a la dirección y número de teléfono que aparecen más abajo.

La ATSDR también puede indicarle la ubicación de clínicas de salud ocupacional y ambiental. Estas clínicas se especializan en la identificación, evaluación y el tratamiento de enfermedades causadas por la exposición a sustancias peligrosas.

Las Reseñas Toxicológicas también están disponibles (en inglés) en Internet en www.atsdr.cdc.gov y en CD-ROM. Usted puede solicitar una copia del CD-ROM que contiene las Reseñas Toxicológicas de la ATSDR llamando libre de cargos al número de información y asistencia técnica al 1-800-CDCINFO (1-800-232-4636), a través de correo electrónico al cdcinfo@cdc.gov o escribiendo a:

Agency for Toxic Substances and Disease Registry
Division of Toxicology and Environmental Medicine
1600 Clifton Road NE
Mail Stop F-62
Atlanta, GA 30333
Fax: 1-770-488-4178

Las organizaciones con fines de lucro pueden solicitar copias de las Reseñas Toxicológicas finalizadas a:

National Technical Information Service (NTIS)
5285 Port Royal Road
Springfield, VA 22161
Phone: 1-800-553-6847 or 1-703-605-6000
Website: http://www.ntis.gov/

Referencias

Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades. (ATSDR ). 2002. Reseña Toxicológica de los creosota de madera, creosota de alquitrán de hulla y alquitrán de hulla (en inglés). Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Servicio de Salud Pública.

 

Suiza: Las autoridades federales advierten: los viejos travesaños de ferrocarril no deben estar en los jardines.

Armoiries de la Suisse CONFOEDERATIO HELVETICA
Les autorités fédérales de la Confédération suisse
Page d’accueil
Courrier
Recherche 

En viveros alteanos se siguen vendiendo viejas travesías de ferrocarril para jardines.

Archives des communiqués
mai 2000
deutsch
italiano

 Estamos traducido al castellano: por favor vuelva más tarde o usa Google traductor. Gracias no corregido

foto Nadia Salvador & Celia Fernandez

 Los travesaños viejos de ferrocarril no tienen su sitio en los jardines.

COMUNICADO DE PRENSA

EL OFEFP advierte contra sustancias cancerígena en los travesaños de ferrocarril

Los travesaños viejos de ferrocarril son muy preciados por los aficionados de jardinería, que las utilizan para bordear sus platabandas o como material de construcción. Pero estos travesaños no son inofensivos: son impregnados de aceite de alquitrán, que contiene sustancias cancerígenas. Los nuevos análisis muestran que el aceite de alquitrán subsiste después de años, y las sustancias de riesgos con el.

Puesto en contacto con la piel, este aceite puede provocar un cáncer. Es pues peligroso utilizar antiguos travesaños para bancos y mesas, donde un contacto directo con material el no puede ser evitado. El Oficio federal del medio ambiente, bosques y del paisaje (OFEFP) decidió prohibir la venta de los travesaños para el uso personal. Va además a fijar un valor limita para las sustancias cancerígena contenidas en los productos para la conservación de la madera.

En 1997, un incidente sobrevenido en Uetliberg en Zurich había llamado la atención. Travesaños de ferrocarril habían sido almacenados cerca de un jardín privado mientras que trabajos fueron efectuados sobre las vías. El propietario del jardín había señalado que sus plantas se habían marchitado.

EL OFEFP había entonces mandato el laboratorio federal de prueba y de investigaciones de los materiales (LFEM / EMPA) de Dubendorf para estudiar el impacto de travesaños impregnados de aceite de alquitrán sobre el medio ambiente. Se trataba de establecer la cantidad de aceite que se escapa en el medio ambiente y la que se queda en estos travesaños, al durar décadas.

Según el informe presentado por el laboratorio, parece que el aceite de alquitrán utilizado para impregnar los travesaños de ferrocarril amenaza más al hombre y el medio ambiente que se pensaba hasta hoy.

Las sustancias cancerígenas se quedan mucho tiempo en los travesaños

El aceite tirado de alquitrán del carbón contiene hidrocarburos aromáticos polycyliques (HAP). El HAP está entre las principales sustancias contaminantes cancerígeno; también son emitidos por los motores de combustión, las calderas y los cigarrillos. El estudio del EMPA mostró que un travesaño de ferrocarril de madera de haya, cuya duración de utilización es de 25 años, soltaba durante este período cerca de un tercio de15 Kg. de aceite de alquitrán del que ha sido impregnado. Los 10 otros kilos se quedan en la madera. Más tarde, cuando estos travesaños son utilizados para bordear jardines o para hacer bancos, continúan soltando sustancias cancerígenas. Hay que evitar pues todo contacto con la piel.

No más travesaños para el uso personal

Cada año, los ferrocarriles suizos (CFF) reemplazan aproximadamente 125 000 travesaños. 80 000 travesaños que provienen de ferrocarriles privados se añaden a este numero.

Hasta aquí, los travesaños viejos fueron a menudo revendidos a personas privadas. Desde ahora en adelante, su reutilización privada será prohibida a la vista de los riesgos que representa. EL OFEFP prepara a este fin una modificación de la ordenanza sobre estas sustancias, e introducirá además un valor límite para las sustancias cancerígenas contenidas en los productos para la conservación de la madera. Está previsto fijar valores de30 g/ por kg para el fenol y de 50 mg / por kg para el benzo (a) pyrène. Esta reglamentación corresponde más o menos a las prescripciones dela UE.

Los nuevos travesaños son menos nocivos.

Desde el 1998, el CFF no utilizan más que travesaños impregnados un aceite de alquitrán casi inodoro que se evapora mucho menos. Este aceite, que responde a la norma industrial europea a WEI-C, contiene sólo un décimo de los hidrocarburos aromáticos policíclicos cancerígenos que encerraba el aceite precedente y no sobrepasa el valor limite propuesto. Sin embargo, como un travesaño de ferrocarril tiene una vida útil de cerca de 25 años, todavía estaremos en relación hasta 2023 con los antiguos travesaños y con los riesgos que contienen.

Incluso los nuevos travesaños menos contaminantes no podrán ser utilizados más que para protecciones contra avalanchas, cercos u otras obras del mismo género.

La revisión de la ordenanza sobre las sustancias que prepara el OFEFP será enviada a consulta. Los ferrocarriles CFF también tendrán la oportunidad de dar su opinión.

 Travesaños viejos: ¿Qué peligro representan?

El aceite tirado de alquitrán del carbón que sirve para impregnar los travesaños de ferrocarril contiene hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP).

Puestas en contacto regular con la piel, estas sustancias pueden provocar un cáncer. También hay que evitar respirarlos. Son sobre todo las personas quienes utilizan este producto para la conservación de la madera en su trabajo que son amenazadas.

Los travesaños viejos de ferrocarril no son hechos por ser utilizados en interiores, en pabellones, para sillas, bancos o mesas o sobre campos de juego. No hay que serrarlos ni quemarlos. Si usted tiene travesaños viejos de los que usted desea desembarazarse, infórmese cerca del vivero que se los entregó o cerca de una fábrica de incineración de basura doméstica.

Berna, el 10 de mayo de 2000

OFICIO FEDERAL DEL MEDIO AMBIENTE, BOSQUES Y DEL PAISAJE

Anexo: informe del EMPA

Información OFEFP:

Georg Karlaganis, jefe de la división Sustancias, suelo, biotecnología, tel.

 079 415 99 62

Anna Wälty, división Sustancias, suelo, biotecnología, sección Producidos peligrosos para el entorno(medio ambiente), tel. 031 323 13 17

Comunicación, tel. 031 323 09 85

Información LFEM / EMPA:

Martin Kohler, sección Química orgánica, para cuestiones que conciernen al análisis químico, tel. 01 823 43 34

Tina Künniger, sección Bosque(Madera), para cuestiones que conciernen a la utilización del viejo bosque(madera), tel. 01 823 44 37

Les vieilles traverses de chemin de fer n’ont pas leur place dans les jardins

COMMUNIQUE DE PRESSE

L'OFEFP met en garde contre des substances cancérigènes dans les traverses
 de chemin de fer

Les vieilles traverses de chemin de fer n'ont pas leur place dans les
 jardins

Les vieilles traverses de chemin de fer sont très prisées par les amateurs
 de jardinage, qui les utilisent pour border leurs plates-bandes ou comme
 matériel de construction. Mais ces traverses ne sont pas inoffensives :
 elles sont imprégnées d'huile de goudron, qui contient des substances
 cancérigènes. De nouvelles analyses montrent que l'huile de goudron
 subsiste même après des années, et les substances à risques avec elle.
 Mise en contact avec la peau, cette huile peut provoquer un cancer. Il est
 donc dangereux d'utiliser d'anciennes traverses pour des bancs et des
 tables, où un contact direct avec le matériel ne peut être évité. L'Office
 fédéral de l'environnement, des forêts et du paysage (OFEFP) a décidé
 d'interdire la vente des traverses pour l'usage personnel. Il va en outre
 fixer une valeur limite pour les substances cancérigènes contenues dans
 les produits pour la conservation du bois.

En 1997, un incident survenu à l'Uetliberg à Zurich avait attiré
 l'attention. Des traverses de chemin de fer avaient été stockées près d'un
 jardin privé pendant que des travaux étaient effectués sur les voies. Le
 propriétaire du jardin avait signalé que ses plantes s'étaient fanées.

L'OFEFP avait alors mandaté le laboratoire fédéral d'essai des matériaux et
 de recherches (LFEM/EMPA) à Dubendorf pour étudier l'impact de traverses
 imprégnées d'huile de goudron sur l'environnement. Il s'agissait d'établir
 la quantité d'huile qui s'échappe dans l'environnement et celle qui reste
 dans ces traverses, des décennies durant.

D'après le rapport présenté par le laboratoire, il semble que l'huile de
 goudron utilisée pour imprégner les traverses de chemin de fer menace
 davantage l'homme et l'environnement qu'on ne le pensait jusqu'ici.

Les substances cancérigènes restent longtemps dans les traverses

L'huile de goudron tirée du charbon contient des hydrocarbures aromatiques
 polycyliques (HAP). Les HAP sont parmi les principales substances
 polluantes cancérigènes ; ils sont aussi émis par les moteurs à
 combustion, les chaudières et les cigarettes. L'étude de l'EMPA a montré
 qu'une traverse de chemin de fer en bois de hêtre, dont la durée
 d'utilisation est de 25 ans, dégage pendant cette période environ un tiers
 des 15 kg d'huile de goudron dont elle a été imprégnée. Les 10 autres
 kilos restent dans le bois. Plus tard, quand ces traverses sont utilisées
 pour border des jardins ou pour faire des bancs, elles continuent de
 dégager des substances cancérigènes. Il faut donc éviter tout contact avec
 la peau.

Plus de traverses pour l'usage personnel

Chaque année, les CFF remplacent 125 000 traverses environ. 80 000
 traverses provenant des chemins de fer privés viennent s'y ajouter.
 Jusqu'ici, les vieilles traverses étaient souvent revendues à des
 particuliers. Dorénavant, leur réutilisation privée sera interdite au vu
 des risques qu'elle représente. L'OFEFP prépare à cette fin une
 modification de l'ordonnance sur les substances, qui introduira en outre
 une valeur limite pour les substances cancérigènes contenues dans les
 produits pour la conservation du bois. Il est prévu de fixer des valeurs
 de 30 g/kg pour le phénol et de 50 mg/kg pour le benzo(a)pyrène. Cette
 réglementation correspond en gros aux prescriptions de l'UE.

Les nouvelles traverses sont moins nocives

Depuis 1998, les CFF n'utilisent plus que des traverses imprégnées d'une
 huile de goudron presque inodore qui s'évapore nettement moins. Cette
 huile, qui répond à la norme industrielle européenne WEI-C, ne contient
 plus qu'un dixième des hydrocarbures aromatiques polycycliques
 cancérigènes que renfermait l'huile précédente et ne dépasse pas la valeur
 limite proposée. Cependant, comme une traverse de chemin de fer a une
 durée de vie d'environ 25 ans, nous aurons encore affaire jusqu'en 2023
 aux anciennes traverses et aux risques qu'elles comportent.

Même les nouvelles traverses moins polluantes ne pourront plus être
 utilisées que pour des paravalanches, des clôtures ou d'autres ouvrages du
 même genre.

La révision de l'ordonnance sur les substances que prépare l'OFEFP sera
 envoyée en consultation. Les CFF auront également l'occasion de donner
 leur avis.

Vieilles traverses : quel danger représentent-elles ?

L'huile de goudron tirée du charbon qui sert à imprégner les traverses de
 chemin de fer contient des hydrocarbures aromatiques polycycliques (HAP).
 Mises en contact régulier avec la peau, ces substances peuvent provoquer
 un cancer. Il faut également éviter de les respirer. Ce sont surtout les
 personnes qui utilisent ce produit pour la conservation du bois dans leur
 travail qui sont menacées.

Les vieilles traverses de chemin de fer ne sont pas faites pour être
 utilisées dans des intérieurs, dans des pavillons, pour des chaises, des
 bancs ou des tables ou sur des terrains de jeux. Il ne faut pas les scier
 ni les brûler soi-même. Si vous avez de vieilles traverses dont vous
 désirez vous débarrasser, renseignez-vous auprès de l'horticulteur qui
 vous les a livrées ou auprès d'une usine d'incinération d'ordures
 ménagères.

Berne, le 10 mai 2000

OFFICE FEDERAL DE L'ENVIRONNEMENT, DES FORETS ET DU PAYSAGE

Annexe : Rapport de l'EMPA

Renseignements OFEFP :

Georg Karlaganis, chef de la division Substances, sol, biotechnologie, tél.
 079 415 99 62

Anna Wälty, division Substances, sol, biotechnologie, section Produits
 dangereux pour l'environnement, tél. 031 323 13 17

Communication, tél. 031 323 09 85

Renseignements LFEM/EMPA :

Martin Kohler, section Chimie organique, pour des questions concernant
 l'analyse chimique, tél. 01 823 43 34

Tina Künniger, section Bois, pour des questions concernant l'utilisation du
 vieux bois, tél. 01 823 44 37
 

Altea:Parte de los travesaños supuestamente cancerigenos del antiguo paseo de Villa Gadea se colocan en el nuevo paseo que va del puente de la nacional 332 al Charco de Altea.

Camino de Villa Gadea unos meses antes de su destrucción.

Vista aérea: quitan los travesaños del paseo de Vila Gadea

Hace 15 días nuestros ediles políticos del gobierno munCiPPal y la directora de Costas pasaron de puntillas, la nariz tapada y con la boca pequeña sobre el asunto del pasillo marítimo de madera de Villa Gadea que están remodelando.http://www.diarioinformacion.com/benidorm/2011/10/15/costas-creara-senda-desembocadura-rio-algar-altea/1178980.html

Fue inaugurado al final del último gobierno del PP alteano hace más de 4 años y aunque sea absurdo y caro deshacer una infraestructura que tiene pocos años y estaba en relativo buen estado, con solo unos travesaños que cambiar, y haya costado una pequeña millonada, resulta que deshacer esta obra participa del crecimiento económico de España y será contabilizado en el PIB español.

los travesaños amontonados.

Pero lo que nos llama poderosamente la atención en esta reconstrucción es la alusión a la posibilidad de que estos travesaños fuesen patógenos. Si. Nuestros representantes políticos y la directora de Costas emitieron este tipo de mensaje  de “que somos buenos, no sabemos si estos travesaños han sido tratados con creosota pero por si acaso y aplicando el principio de precaución, quitamos cientos de metros de camino hecho de cientos de travesaños colocados unos al  lado de otros por su  ancho…”

unos tornillos inoxidables en el montón .

Unos travesaños con los mismos tornillos torcidos en el montón del paseo en construcción...

El pueblo español está padeciendo una crisis económica que empieza a enseñar los dientes con unos recortes sociales jamás vistos y nos dicen que por precaución van a gastar  los cuartos que no tienen por una obra que “no saben si puede tener efecto carcinogénico”. En mayo del 2000 las autoridades de la confederación suiza a través de su nota de prensa no fueron tan púdicos: “En contacto con la piel este aceite (creosota) puede provocar un cáncer.”  http://www.admin.ch/cp/f/3923af88.0@fwsrvg.bfi.admin.ch.html

 

Sin embargo, hace unos meses un concejal del consistorio  nos metió en la pista afirmando en “off” que estas vigas de madera “eran cancerígenas”. Sin más. Sin precaución de lenguaje.

limpio de maderas ¿pero y las sustancias toxicas que se han pasado al suelo?

Las personas que afirman representarnos políticamente y la directora de Costas parecen estar mintiendo por omisión. Y es una pena que declaraciones tan escuetas como las que hacen no llamen la atención del cuarto poder, los periodistas, para que hagan su trabajo y en vez de repetir fielmente y en bucle la voz de sus amos del momento, investiguen lo que no dicen diciéndolo.

Una rápida búsqueda por la Web nos enseña que el 31 de octubre del 2002, fué publicado en el boletín oficial del Estado español la “orden pre/2666/2002 de 25 de octubre, por la  que se modifica el anexo 1 del Real Decreto 1406/1989, de 10 de noviembre, por la que se imponen limitaciones a la comercialización y al uso de ciertas sustancias y preparados peligrosos.” “Los conocimientos científicos y técnicos actuales han demostrado que la creosota tiene un poder carcinogénico muy superior al que se le venía atribuyendo con anterioridad. Se ha demostrado la posibilidad de presentar riesgo de cáncer para las personas expuestas a determinadas concentraciones de benzo(a) pireno”. http://www.admin.ch/cp/f/3923af88.0@fwsrvg.bfi.admin.ch.html

Durante 4 años, la dirección de costas tuvo tiempo de sobra para conocer esta modificación y averiguar si los travesaños de madera que se iban a utilizar en esta obra estaban impregnados o no de creosota.

En Alteatequieroverde no dudamos en pensar que para Costas y para nuestro erario público hubiera sido más barato hacer analizar muestras de travesaños con el fin de desmontar la infraestructura solamente en caso positivo. Avanzamos la hipótesis que si no hicieron analizar muestras es porque sabían que este pasillo era un pasillo compuesto con toneladas de mierda química patógena, pero que si han hecho analizar muestras y no comunican los resultados será, quizás, porque la reacción pública les da miedo.

Sin embargo nos sorprende  la no reacción de los representantes Cipal del gobierno alteano MuniCiPPal que han pregonado con todos los megáfonos al alcance de sus bocas sus  profundas convicciones ecológicas pero no dicen ni “mu” en este asunto grave. Cuando ponen un huevo algo verdoso si que cantan como gallinas orgullosas para que todo el pueblo, la Comunidad Valenciana y parte del Universo se enteren de sus extraordinarios logros.

 

Que no crea el lector que este asunto es baladí. Que el lector lea la fiel traducción que le ofrecemos de la nota de prensa de las autoridades federales de la Confederación suiza fechada en mayo del 2000. Que piense el lector en las personas que, para cuidar su salud o por apetencia,  caminaron una vez al día sobre este camino de travesaños y respiraron los vapores de creosota que incluso arrancados y amontonados desprendían hedores insoportables. Que piense el lector en los bañistas descalzos que  anduvieron por allí. En los miles de perros que pusieron sus patas. O de las consecuencias de la liberación en el suelo de:

La creosota de alquitrán de hulla contiene algunos componentes que se disuelven en agua y otros que no se disuelven. Los componentes de la cresota de alquitrán de hulla que se disuelven en agua pueden movilizarse a través del suelo y eventualmente alcanzar el agua subterránea, en donde pueden permanecer por largo tiempo. Una vez en el agua subterránea, la degradación puede tardar años. La mayoría de los componentes que no se disuelven en agua permanecerán en el mismo lugar formando una masa con la apariencia de lodo. Hay poca movilización desde el sitio de contaminación. La degradación en el suelo de algunos componentes de la creosota de alquitrán de hulla puede tardar meses, y aun más tiempo para otros componentes. Algunas veces, las pequeñas cantidades de productos químicos que permanecen en el suelo o en el agua y que se demoran en degradarse, aun son tóxicas para algunos animales y posiblemente para los seres humanos. Los componentes de la creosota de alquitrán de hulla también pueden encontrarse en el suelo como resultado de escapes o filtración desde madera tratada.

(…)ATSDR norte americana: http://www.atsdr.cdc.gov/es/phs/es_phs85.html

Una vez que la creosota de alquitrán de hulla entra al ambiente, las plantas y los animales pueden absorber partes de la mezcla. Algunos componentes de la creosota de alquitrán de hulla se han encontrado en plantas expuestas a madera tratada con creosota que se encuentra en áreas cercanas. Los animales, como por ejemplo los topos, grillos, caracoles, cochinillas y gusanos incorporan componentes de la creosota de alquitrán de hulla del ambiente a través de la piel, los pulmones o el estómago. Los animales que viven en el agua, como por ejemplo crustáceos, mariscos y gusanos también incorporan componentes de la creosota de alquitrán de hulla. Por ejemplo, se ha observado que los mejillones que se adhieren a pilotes tratados con creosota y los caracoles y ostras que viven en agua cerca de una planta para tratar madera contienen creosota en sus tejidos. Los componentes de la creosota de alquitrán de hulla también son degradados por microorganismos que viven en el suelo y el agua. Los componentes del residuo de alquitrán de hulla se movilizan en el ambiente de manera similar a los del alquitrán de hulla. »

Construcción de la senda del puente de N 332 hasta el charco de Altea

Según los suizos: “ un travesaño de ferrocarril tiene una esperanza de vida de 25 años durante los cuales libera 5 kilo de aceite peligros de los 15 que contiene.” Multiplica por 5 por el número de vigas empleadas en el paseo de Villa Gadea y te das cuenta de la gravedad del asunto.

El que escribe este artículo tiene el cerebro en prolongación de su nariz y no caminó más de una docena de veces sobre estas vigas por culpa del olor químico que le alertaba.

Pero lo más sorprendente del asunto es que  parte de estos travesaños están siendo reciclados hoy en la construcción de la prolongación del paseo del rio Algar entre el puente de la carretera nacional y el charco…

No hay duda: estos travesaños han sido arrancados del paseo de Villa Gadea: mismo hedor químico y sobretodo la presencia de los tornillos de acero inoxidable que les sujetaban  y que han sido torcidos a la fuerza por la maquinaria que les descolocó.

 

Anoche para festejar Halloween unos asustaron a otros y se disfrazaron.  Para estremecernos nos basta ver la dejadez, el descaro o la inconciencia de nuestros representantes muniCiPPales que permiten trasladar y reciclar estos travesaños a sabiendas que son patógenos. Este truco o trato no nos conviene. Que almacenen estos travesaños o los quemen en los lugares autorizados para desechos tóxicos pero que dejen de tomarnos el pelo con ellos.

Para Alteatequieroverde Francis Colin y Celia Fernandez.

fotos: Nadia Salvador, Celia fernandez, Francis Colin


 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 746 seguidores