Medicina natural:La plata coloidal.

Hoy en día, todavia se puede comprar Plata Coloidal en algunos paises de  Europa, incluso en farmacias, ¿ pero que pasará dentro de poco con la aplicación del Codex Alimentarius? Volver a leer nuestro articulo que ha sido alegremente copiado, con nuestro permiso por supuesto, en todo el planeta Tierra de habla castellana: https://alteatequieroverde.wordpress.com/category/codex-alimentarius/. Es de importancia vital investigar viejas vías de curación. Nuestra amiga, la Intuición, nos dice que si hubieran dado agua coloidal a los pacientes de e.coli en Hamburgo, quizás algunos enfermos se hubieran salvado, si no todos. Han prohibido la venta de Agua Coloidal en los países de la Unión Soviética Europea, perdón de la Unión Europea pero se siguen encontrando iones de plata en un producto suizo, Micropur, que sirve para potabilizar el agua. Lo compramos en Decathlon y lo guardamos en nuestras mochilas de supervivencia. Investiga Lector, porque solo tú sabrás lo que es bueno para tí ya que hoy, estamos rodeados de tantos mentirosos incoherentes, que la persona que dice la verdad parece el mentiroso más grande…seguro que este artículo tendrá tanto éxito en el mundo virtual castellano hablante como lo tiene en el francófono.

Y ya sabes, a fabricar plata coloidal antes de que la plata ya no esté a nuestro alcance. El corralito se acerca a Europa, los muy ricos canjean su papel moneda por oro y plata, dentro de muy poco tiempo, quizás al final del verano 2011, dichosos serán los que han vaciado sus cuentas bancarias, sus seguros de vida, sus acciones y obligaciones por metales dorados y plateados. ¿Y los demás? Que les den pepinos. Gracias a Soleil (su primera traducción importante ) y a Celia por el excelente trabajo de traducción del no menos excelente articulo del blog:http://zone-7.net/v3/ (Montreal- Canada: La Véritable Révolution est Spirituelle) . Que tengas una agradable lectura a la sombra de un granado o de una higuera.

Alteatequieroverde

argent-colloidal

Erase una vez…una historia que no respondía al viejo adagio  “Si es demasiado bonito para ser verdad, es que no lo es”.

Esta historia es la historia de la plata coloidal. Bactericida fuera de concurso, germicida por excelencia, antibiótico natural, la plata coloidal es fuente de varias curaciones “milagrosas” que los escépticos no están dispuestos a aceptar… sin embargo los hechos hablan por si. ¿Curarse de una hepatitis, de un cáncer, de una mala gripe o de una afección de la piel? La respuesta se encuentra bajo la tapa de una pequeña botella opaca cuya solución acuosa contiene  iones de plata e ínfimas partículas de plata  llamadas coloidales, es decir en suspensión. La plata coloidal elimina más de 650 especies de microbios, virus, bacterias, parásitos, mohos, hongos y micoplasmas, alguno de estos en pocos minutos solamente. ¿Todo sin ningún efecto secundario nocivo conocido? ¡Anda ya! Esto sería demasiado bonito para ser verdad.

Les había advertido.

Y no es todo.

La preparación de esta sustancia no requiere laboratorio, ni conocimientos de punta en química o en farmacología. Todo puede ser preparado con instrumentos y una técnica cuya sencillez es desconcertante. Entonces no nos sorprende que el cartel farmacéutico haya prohibido su venta en varios países y que ninguna investigación “oficial” haya sido financiada por el susodicho grupo. Es preferible para sus beneficios, que esta información sea lo más desconocida posible. Entonces a nosotros de jugar.

La utilización de plata para tratar enfermedades, quemaduras, heridas y otras alegrías de la vida corporal no es reciente. La plata coloidal no es un nuevo tratamiento o un descubrimiento reciente, es más bien un ” remedio de abuela “, una abuela que hubiera vivido en una época muy lejana…

Desde la más remota antigüedad, y tal vez antes, la plata ya era conocida por sus propiedades germicidas y bactericidas. Esto es lo que dice Frank Goldman, en su libro “un arma secreta contra la enfermedad: la plata coloidal”.

Era empleada en los utensilios destinados a niños con el fin de protegerlos contra  enfermedades  cuyo origen no era conocido en la época. La expresión “haber nacido con una cuchara de plata en la boca” viene de este fenómeno, y su significación presente de riqueza es solo una consecuencia. Los venecianos transportaban el agua, vinagre y vino en recipientes de plata para conservarlos; durante la conquista del oeste americano, los pioneros protegían su reserva de agua, de leche y de alimentos metiendo monedas de plata en sus barricas, barriles u otros recipientes para conservar la frescura. Alejandro el Grande, (356-323 a. J.C.) Transportaba su agua en recipientes plateados. La comida para los aristócratas era servida sobre bandejas de plata pura; comían con utensilios en plata y bebían en copas de plata.  

 

El uso médico de la plata tiene una larga tradición, los macedonios colocaban placas de plata sobre las heridas para ayudar a su cicatrización. La Grecia antigua conoció el apogeo de la fitoterapia en tiempos de Hipócrates (460-370 a. J.C.), que describió más de 320 plantas medicinales en su obra “Corpus Hippocraticum”, ciencia a la que su padre, Heraclides, le había iniciado. La desarrolló y ejerció como médico itinerante durante sus viajes por Asia menor y Grecia, y en esta época, enseñó a sus discípulos que la flor de plata (polvo extra fino) cicatrizaba las heridas ulceradas.

Buen numero de médicos, alquimistas, como Plinio (78 a. J.C.), Gerber (702-765), Avicena (980-1037),

Avicena

Paracelso (1493-1541) aconsejaron el uso médico de la plata.

En la Edad Media, los médicos árabes empleaban la plata en el tratamiento de palpitaciones y retenciones hídricas. Para los alquimistas, la plata correspondía a la luna (macrocosmo) y a la cabeza (microcosmo), por lo que fue administrada a los locos y a los epilépticos. Es a partir del siglo XVIII, que el nitrato de plata se convierte en una terapéutica de elección para el tratamiento de heridas, ulceras y la mayoría de las afecciones de la piel. 

         

 

Se contaban más de 60 preparaciones a base de plata en la farmacopea del siglo XIX.

En 1869, el científico Ravelin indicaba que la plata a dosis ínfimas mostraba efectos antimicrobianos.

En 1881, el ginecólogo de Leipzig, Carl Sigmund Franz Crède (1819-1882), recomendaba prevenir la inflamación del ojo del recién nacido con el tratamiento de una solución de 1% de nitrato de plata.

Carl Sigmund Franz Crède

Los resultados eran tan impresionantes que se ordenó este tratamiento, llamado “profilaxia Crède”,

Para los recién nacidos! Con la instauración de esta práctica, la tasa de oftalmia en los recién nacidos cayó rápidamente del 10% a 0,2%. En consecuencia, esta práctica se volvió obligatoria en USA y en la mayor parte de los países europeos.  

Von Nägeli

En 1893, el botánico suizo Von Nägeli (1871-1938) descubrió que la concentración de solamente 0.000 000 1% de los iones plateados bastaba para eliminar el germen spirogyre (un alga verde de agua dulce, que se presenta bajo la forma de filamentos) que se encuentra en agua fresca.

Las propiedades anti-infecciosas de la plata coloidal fueron enunciadas al principio del siglo XX.

Los chinos utilizaban la acupuntura desde aproximadamente 7 000 años. Descubrieron rápidamente el efecto antimicrobiano de las agujas de plata. Podemos pensar cuantos millones de acupuntores en el mundo utilizan hoy agujas de plata.

agujas acupuntura desechable en plata

La plata siempre ha sido utilizada en la medicina tradicional india, entre otras para tratar fiebres crónicas, inflamaciones intestinales, hiperactividad de la vesícula biliar y menorragias. 

 

En 1928, Krause tuvo la idea de poner un revestimiento de plata en los sistemas de filtración para el agua doméstica. Actualmente, más de la mitad de las líneas aéreas mundiales emplean la plata para tratar el agua de los aviones destinados a los usuarios. Los americanos y los rusos han elegido un sistema de tratamiento del agua  a base de plata para sus naves espaciales.

En los E.-U., las ciudades han elegido la plata para tratar las aguas usadas, en algunos hospitales la instalación de un sistema de ionización plata/cobre ha permitido  erradicar la Legionella Pneumophila de sus redes de agua caliente.   

 

Aunque todavía sea utilizada, la plata coloidal desapareció de los gabinetes médicos con la llegada de los antibióticos a finales de los años 30. Sin embargo era considerada como “lo más de lo más” de los tratamientos para un número impresionante de afecciones, pero el cartel farmacéutico y la propensión al beneficio obligan, la plata coloidal cayó rápidamente en el olvido.    

La magia de la plata coloidal

La plata coloidal en uso externo puede ser utilizada para acelerar la cicatrización  de las quemaduras y de las heridas diversas o todavía para curar una panoplia de afecciones en la piel, los ojos, las orejas, etc. Bebida se usa para combatir eficaz y rápidamente toda infección viral o bacteriana. Tanto que algunas personas (en las que me incluyo) lo toman a diario de manera preventiva y/o en tanto que complemento alimentario. También puede ser vaporizado en las vías respiratorias gracias a un nebulizador o incluso por vía intravenosa en los casos más graves. En fin, la salsa del día, según vuestro mal. 

Tratar estos tipos de patologías es una cosa, ¿pero qué pasa con  enfermedades mas graves como el cáncer?

 

La plata coloidal tiene más de un truco en su saco. No le bastaba con ser un antibiótico, un germicida y un bactericida fuera de lo común, necesitaba más. Y es más. El Dr. Becker, autor de “the electric body” (1985), ha estudiado el mecanismo por el que los iones plata regeneran los tejidos y he aquí una de las conclusiones a la cual llegó:

Los iones plata forman un complejo con las células vivas alrededor de la herida para producir células inmediatamente convertibles. El resultado neto de esta conversión es que las células entregan todos los componentes necesarios a la restauración completa de toda estructura atómica.

 

Hablamos entonces   de regeneración de tejidos, nada menos! ¿Un delirio de ciencia ficción? ¿Un engaño? Os oigo casi decir « si es demasiado bello para ser verdad… ». Pero cuando comprendemos el mecanismo de “beneficio” “provecho” “rentabilidad” del mundo en el que vivimos, comprendemos rápidamente que  tal panacea no es nada rentable. En efecto, si  toda “la gente del pueblo” consiguiera curarse de la mayoría de las enfermedades que sufren, el cartel farmacéutico- medico atraparía un buen resfriado. Y es exactamente la razón por la que ningún estudio serio (oficial) sobre los beneficios de la plata coloidal ha sido emprendido por el establishment médico. Muchas informaciones sobre este tema  aun así están disponibles y la plata coloidal puede hacerse gracias a una simple electrolisis.  

 

He aquí una lista no exhaustiva (recogida en Internet) de patologías para las que  la plata coloidal se ha comprobado eficaz:  

Abscesos, Acné, Alergias, Amígdalas, Anginas, Aftas, Artritis, Asma, Heridas, Llagas, Bronquitis, Quemaduras, Golpes de sol, Cáncer, Candidiasis, Celulitis, Colitis, Conjuntivitis, Enfermedad de Cronh, Cuidados del cuero cabelludo, Dientes (caries), Diarrea, Eczemas, Fatiga Crónica, Fibromialgia, Sarna, Hepatitis C, Herpes, Úlceras de estómago, Diabetes, Cólera, Malaria, Peste Bubónica y Lepra, VIH/Sida, Infecciones pulmonares, Infecciones cutáneas, Problemas de Hígado, Ojos, Oídos, Riñones, Vejiga, Vías Urinarias, Intoxicación alimentaria, Quistes, Hongos, Enfermedad de Lyme (garrapatas), Mohos, Micosis, Pancreatitis, Mal aliento, Neumonía, Resfriados y Gripes, Hemorragias, Esclerosis en placas, Sinusitis, Esterilidad, Tiña, Varicela, Verrugas,…..

 

Otros ejemplos de patologías se encuentran en el libro de Frank Goldman.

 

Efectos secundarios y Argirosis

 

He mencionado al principio del artículo que no hay ningún efecto secundario en la utilización de la plata coloidal. Es verdad y es falso a la vez. Es verdad en la medida en que no hay ningún efecto secundario negativo, es decir, perjudicial para la salud. Pero es falso en lo que concierne a ciertos síntomas

 

El efecto Jarisch-Herxheimern o lo que llamamos una “crisis curativa” será el principal efecto secundario de quien quiera curarse de una afección grave (lo mismo para los utilizadores de generadores de frecuencias “Rife”). La eliminación de un gran número de agentes patógenos, provoca una reacción corporal natural procediendo al rechazo de “cuerpos inertes” por vías naturales. En resumen, los síntomas de una “crisis curativa” se traducen más o menos por los de un resfriado o una gripe: dolor de garganta, de cabeza, etc. Esto es pasajero y puede ser moderado por el cese o disminución de las dosis ingeridas.

 

En cuanto la argiria, es una coloración gris o marrón de la piel o de las mucosas, debida a una intoxicación por  sales de plata.  A pesar que l’argiria no es estéticamente deseable, no es nada peligrosa para la salud. Y a pesar que esta ligada directamente a la plata, no tiene nada que ver con la ingestión o la utilización en superficie de coloides de plata. En efecto, los coloides son partículas extremadamente pequeñas y tienen la particularidad de no acumularse en el cuerpo como lo haría la ingestión de partículas más grandes como las sales de plata. A pesar que la CNN haya llevado a cabo una propaganda de miedo a la plata coloidal, la argiria, no concierne a los consumidores de plata coloidal  incluso si consumen productos de mala calidad en los cuales se encuentre una cantidad importante de sales de plata. Razón por la que es importante saber exactamente que es lo que se toma.

¿caso verdadero o falso de argiria?

 

La fabricación de la plata coloidal.

 

¿Por qué fabricar uno mismo su plata coloidal? Principalmente por dos razones: la autonomía y el control de la calidad. Habría también que mencionar la cuestión del coste, puesto que en el mercado existen numerosas soluciones de plata coloidal (los precios y la calidad varían enormemente),  mientras que el coste de los materiales de base para la fabricación en casa es menor. Cierto que hacerlo uno mismo exige tiempo y energía, pero creo que merece la pena.

 

Aunque la fabricación de plata coloidal sea de una sencillez desconcertante, es importante de comprender bien el principio. Una solución de plata coloidal pura  y bien lograda será clara y transparente. Esto es importante, porque cuando  rebuscamos información sobre Internet, nos enfrentamos a versiones bien diferentes. Algunos pretenden que una solución amarillo pálido o de un blanco turbio es el signo de un buen resultado. Otros, que es posible de hacer plata coloidal con agua del grifo o agua de fuente. Todo esto es falso.

 

 

 

 

La utilización de agua que contenga minerales dará invariablemente una solución en la que encontraremos sales de plata, principio de la electrolisis obliga. Es pues obligatorio hacer plata coloidal con agua destilada o desmineralizada. Es más, una coloración blanquecina indica la presencia de sales y una fuerte coloración amarillenta indica que las partículas son muy grandes. Ciertas preparaciones de plata coloidal tomaran diferentes tonos: rojizo, azulado, marrón, etc. Todos estos colores indican que las partículas de plata en suspensión (los coloides) no son suficientemente pequeñas y que la solución es pues de peor calidad. Cierto, será una solución de plata coloidal, pero no es aconsejado utilizarla así. En caso de supervivencia, sin medicamentos disponibles, hacer plata coloidal como sea, sigue siendo una  excelente manera de erradicar los patógenos que nos afectan. Pero en el confort material de nuestras vidas presentes, un poco de tiempo, de paciencia y de lectura permiten la creación de un producto “limpio”.

 

Nota: La coloración amarillenta está sujeta a muchos debates. Por mi parte, después de verificaciones, he concluido que es aceptable que una solución tenga una ligera (muy ligera) coloración  amarillenta si es clara. El grosor de las partículas en este caso permanece aceptable (entre 1 y 10 nanómetros), pero es sólo una conclusión personal y también recomiendo que la solución final sea clara y limpia.

                                                                                                                          

El material de base consiste en 4 pilas de 9 voltios, dos piezas de plata .999 o .9999, agua destilada o desmineralizada, dos pinzas “crocodilo” y un probador de densidad. Además, un voltímetro, una minutaría, dos conectores para pilas 9 voltios y de un mezclador permitirán perfeccionar el arte de la creación de plata coloidal, pero no son requeridos.

 

El principio en sí es simple: es la electrolisis. Las dos piezas de plata sirven de electrodos, las pinzas crocodilo están conectadas a las pilas (que están encajadas en serie) y a las piezas de plata que bañan en el agua destilada o desmineralizada

                                             argent-colloidal-piles

El tiempo que las piezas de plata deban quedarse bajo tensión depende de la concentración de plata coloidal que deseamos obtener. Esta concentración, calculada en ppm (partículas por millón), dependerá de un gran número de factores. En efecto, una electrolisis de tal manera es una electrolisis de precisión y el mínimo factor, tal que la temperatura del agua y del aire ambiente, la fase de la luna, el campo magnético terrestre, la presión atmosférica, etc., jugara un papel en el proceso.   

 

Todo esto sin contar otros parámetros evidentes tales como la distancia entre los electrodos, la calidad del agua, la superficie de plata accesible, etc. Por estas razones no hay una receta milagro que garantice una concentración particular con parámetros fijos. No os fiéis mucho en lo que se dice en Internet porque muchas personas darán indicaciones precisas  exponiendo que se obtendréis una concentración de X ppm. Tomad estas indicaciones como un punto de partida, porque sin probador de densidad, la operación se hace a tientas y cada uno de vosotros tendrá resultados diferentes

 

Por experiencia, si se quiere obtener una concentración de al menos 10 ppm, es necesario proceder o disminuyendo progresivamente la intensidad de la corriente aplicada retirando una pila a la vez, o utilizando un mezclador. En efecto, cuando los iones y coloides de plata se sueltan de los electrodos y comienzan a efectuar el viaje entre los dos, cuantas más partículas hay entre estos, más la corriente pasa fácilmente y más las partículas que se desprenden de las piezas de plata son gruesas. Con lo que resulta un aceleramiento del proceso que pronto producirá demasiadas partículas gruesas que darán una coloración ámbar, marrón o negra a la solución. Es necesario pues ser vigilante y hacer muchos tests. Ensayo-error, es aquí la técnica a utilizar.

Se conecta todo, se temporiza, se verifica la concentración, se vuelve a conectar, se vuelve a temporizar, etc. Verificad también que los resultados obtenidos la víspera no serán necesariamente los obtenidos al día siguiente! ¿Hay 5 grados de más? ¿Los electrodos están a algunos milímetros más o menos lejos los unos de los otros? ¿Las pilas han perdido su intensidad? Todo esto influye sobre el resultado final. Algunas veces esto me lleva 20 minutos y obtengo una solución de 14 ppm, mientras que en otras ocasiones me harán falta más de 35 para obtener 10 ppm. El rigor y la experiencia permiten calibrar bien los tiempos y el método a utilizar.

agua potable segura por medio de iones de plata (comprado en decathlon 50 pastillas 10€)

 

Cuando se quitan las piezas de plata,  antes de volverlas a meter en el agua siempre hay que limpiarlas, porque se forma una delgada capa de residuos.

Además, siempre hay que asegurarse que las pinzas « cocodrilo » no toquen el agua de la solución, porque sino tomarán parte en la electrolisis y además de coloides de plata, ¡habrá coloides de pinzas de cocodrilo!

Una vez que la solución está preparada, desenchufar y retirar los electrodos con suavidad. Conservar en un recipiente de cristal claro (los recipientes de plástico tendrán tendencia a perder la carga de los iones de plata) en un lugar sin luz por un periodo de alrededor 12 horas. Cuando la solución sea estable (todos los iones se habrán posicionado y distanciado igualmente), se verifica que está todavía clara. La coloración amarillenta puede aparecer en las horas siguientes a la producción. Una vez  asegurados que la solución esta limpia, es decir que permanece transparente, se aconseja meterla en un recipiente de cristal lo más opaco posible y guardarla en un lugar oscuro, porque la luz del día le hará perder sus propiedades.                    

El resto, es la experimentación que os guiará.

¿Dónde procurarse las piezas y la documentación?

 

 

Es posible comprar hilo de plata en diversos comercios en Internet. Una simple búsqueda os permitirá encontrar bastantes. Por mi parte, he optado por la compra de dos lingotes de plata .999 en el mercado de monedas del lugar. Esto por dos razones principales: me da la posibilidad de comprar sin pagar gastos suplementarios de transporte y además, en este tipo de comercio, la plata es vendida a precio de mercado.

En cuanto al probador de densidad, dirigiros a los vendedores de agua destilada que embotellan ellos mismos (y a veces hacen la distribución). Estos os recomendarán a su proveedor de material, porque este no es el tipo de aparato que se vende no importa donde.

mezclador

Pilas, pinzas cocodrilo y conectores se encuentran fácilmente en cualquier tienda de electrónica. Un voltímetro puede llegar a ser útil para verificar el estado de las pilas. En lo que concierne al mezclador (si deciden utilizar uno), por mi parte he optado por su fabricación artesanal, porque me permite adaptarlo a mis propias necesidades. Un poco de bricolaje y a penas 3 € de material, me han permitido  ensamblar un pequeño motor de tren eléctrico sobre un pequeño trípode. De esta manera, el agua da vueltas constantemente y retarda el efecto de aceleramiento. Algunas personas (que se sirven de contenedores más grandes) utilizan un motor de acuario. Utilicen el que se adapte mejor a sus necesidades.

Por lo que se refiere a una buena documentación sobre la plata coloidal, les aconsejo vivamente la obra “Un arma secreta contra la enfermedad: la plata coloidal” de Frank Goldman disponible en la sección Salud- Medicina alternativa de la  biblioteca electrónica 

 

Hacer plata en el tiempo libre,

Hacer plata coloidal en el tiempo libre no es solo un juego de palabras, ganamos  en salud, porque evitamos así los efectos nocivos de la mayoría de los medicamentos. Nos reapropiamos de un poder de curación eficaz, volviéndonos autónomos de cara al sistema sanitario actual y esto para un gran número de afecciones.

Es pues en nombre de la autarquía médica que levanto mi vaso (de plata coloidal) y bebo a su salud!

 

[1] et [2] : Une arme secrète contre la

 maladie : l’argent colloïdal, Frank Goldman, Éditions Le Lotus d’Or

también ver: http://users.erols.com/martinlara/pcoloidal.html

 

Presente y futuro del rio Algar

El dimecres a les 8 de la vesprada, en el Centre Social, el BLOC vos
convida a la xarrada-col·loqui “Present i Futur del riu Algar”.

Intervindran Lluís Ferrando, l’advocat que ha portat el contenciós per a
la paralització del projecte “Los puentes del Algar” i el biòleg Enrique
Murgui.

Parlarem també de la denegació per part de Conselleria de la declaració de
parc natural i de la necessitat de la protecció d’este paratge.

El riu necessita que totes i tots estiguem informats per poder
defensar-lo. Vos esperem.