José Bové: Nueva Pac (politica agricola común): ¡la capitulación al aire libre!

fresas amargas....

La Comisión Europea ha perdido una oportunidad para reformar radicalmente la política agrícola común y afrontar los retos que afronta Europa.

En un contexto de calentamiento global, de erosión del suelo, de contaminación del agua y de pérdida de la biodiversidad, de crisis económica y social, las medidas presentadas por la Comisión Europea no garantizan el potencial productivo de la agricultura europea a largo plazo.

Fomentando la rotación efectiva de los cultivos, Europa podría alcanzar el triple objetivo de reforzar su autosuficiencia alimentaria, reducir la dependencia económica de los agricultores con los agroquímicos y tener un impacto positivo en la calidad del suelo y del agua y sobre el calentamiento global. Todo ello sin coste adicional para los contribuyentes. La propuesta de “diversificación” es anecdótica. La Comisión Europea ha capitulado abiertamente ante las presiones de la empresas de fertilizantes y pesticidas. 

incluso aquí las ovejas no quieren seguirme...

La ecologización de la PAC no es más que una simple mano de pintura verde.

José Bové guadaña transgenicos en el sur de Francia: "Hubieras podido venir echarnos una mano..." "Estaba muy ocupado el pasado fin de semana..."

Los niveles propuestos para el techo de las ayudas y su reducción progresiva son tan altos que no corrigen las injusticias que existen entre los Estados miembros y entre los agricultores. En el momento en que Europa se enfrenta a una crisis financiera, a una crisis económica y social, me horroriza que la Comisión, bajo la presión de algunos Estados miembros no aproveche la oportunidad de reorientar el apoyo público de manera equitativa. 


Fijando como punto de referencia las zonas subvencionables al 1 de enero de 2014, la Comisión abre la caza, durante dos años, a las tierras con derecho a primas, al labrado de las praderas permanentes y a la creación de estructuras corporativas para desviar los criterios de limitación y reducción progresiva.

En Europa, alrededor de 10 millones de los 14 millones de agricultores no reciben ayuda o pocas. La implementación de un apoyo específico para las pequeñas explotaciones era una innovación importante, esencial para preservar la vitalidad de las zonas rurales, apoyar el desarrollo de circuitos cortos y preservar la diversidad y calidad de nuestras producciones locales. Este progreso está en la mira de los críticos. Ya los niveles propuestos por la Comisión no paran de ser debilitados. Al proponer hoy que las ayudas esten entre 500 y 1000 euros, la Comisión destruye el alcance de esta medida.

Movilizemonos hoy para que las ayudas a las pequeñas explotaciones tengan un impacto real y concreto para millones de personas. (Traducción Francis Colin alteatequieroverde)

José Bové
Anuncios

Marie Monique Robin: Nuestro veneno quotidiano. (1)

empezamos hoy una serie de traducciones sobre la ultima investigación de Marie Monique Robin: Nuestro veneno de cada día. (traducción Francis Colin Alteatequieroverde)

En el curso de los treinta últimos años, la tasa de Incidencia del cáncer aumentó el 40 % (deducción hecha del factor de envejecimiento de la población). Durante este período, la progresión de las leucemias y de los tumores cerebrales en caso del niño fue cercana al 2 % al año. Y comprobamos una evolución similar para las enfermedades neurológicas (Parkinson y Alzheimer) y autoinmunes, o para las disfunciones de la reproducción. ¿Cómo explicar esta epidemia inquietante, que golpea particularmente los países llamados “desarrollados”?

Es a esta pregunta que responde Marie-Monique Robin en este nuevo libro choque, fruto de una investigación de dos años en América del Norte, en Asia y en Europa. Apoyándose en numerosos estudios científicos, pero también en los testimonios de investigadores y de representantes de las agencias de reglamentación, muestra que la causa principal de la epidemia es de origen medioambiental: es debida a las decenas de millares de moléculas químicas que invadieron nuestra vida de cada día así como nuestra alimentación desde el fin dela Segunda Guerra mundial.

 

Para lógralo, la autora vuelve a trazar el modo de producción de los alimentos, desde el campo del campesino (plaguicidas) hasta nuestro plato (aditivos y plásticos   alimentarios). Analiza el sistema de evaluación y de homologación de los productos químicos, a través de los ejemplos de los plaguicidas, del aspártamo o del bisfenol A, y muestra que es totalmente inadaptado. Sobre todo, cuenta las presiones y las manipulaciones de la industria química para mantener sobre el mercado los productos altamente tóxicos.

Marie-Monique Robin, periodista y realizadora, es laureada con el premio Albert-Londres (1995). Realizó numerosos documentales – coronados por una treintena de premios internacionales- y reportajes filmados en América latina, África, Europa y Asia. Es también la autora de varias obras, entre las que están Ladrones de órganos, investigación sobre un tráfico (Bayard), Las 100 fotos del siglo (El Roble / Taschen), El Sexto Sentido, la ciencia y paranormal (El Roble), 100 fotos del siglo XXI (Martinière). En las ediciones La Découverte, ya publicó: escuadrones de la muerte, la escuela francesa (2004, 2008),La Escuelade la sospecha (2006) y, en coedición con Arte Éditions, el best-seller Et Mundo según Monsanto (2008, 2009).

el documental El mundo según Monsanto entero en castellano

http://www.mi-estrella-de-mar.blogspot.com/2010/03/el-mundo-segun-monsanto-transgenicos.html

El crecimiento, como Luna, tiene dos caras…


Julio García Camarero

Dibujo de la cara visible de Luna por Galileo Galilei

 El crecimiento, como la luna, tiene dos caras.Pero el sistema, el poder mediático, el marketing, con machacona recurrencia se empeñan en mostrarnos, continuamente, del crecimiento sólo una cara. La del lado de la seudofelicidad engañosa. Ese lado resplandeciente y fuertemente iluminado con la luz artificial del neón, o de los potentes focos alójenos del escaparate consumista. Ese lado deslumbrante del otro lado de la luna del escaparate. Es indudable que es rentable el gasto en energía lumínica porque ella atrae a las mariposas consumistas. 

Cara visible de Luna

Pero nunca vemos, o mejor dicho, nunca nos muestran el otro lado del crecimiento. Solo este lado, extremadamente “limpio”.  El de las mercancías y los mercaderes. Efectivamente, produce una sensación de extrema limpieza y de inusitada felicidad pasear por esas lujosas, y bien iluminadas grandes superficies. En donde todo está en su sitio y sin una sola mota de polvo. Todo son vitrinas, con objetos, tan luminosas como ésta cara de la luna. Como la cara visible de la luna. Escaparates, mostradores y vitrinas que nos muestran un mudo tan feliz, el mundo del crecimiento, como el que se viviera en una luna de miel. Todo envuelto en papel de regalo, en aire acondicionado y en música ambiental. Así debe de ser la gloría. Pero el crecimiento al igual que la luna tiene también un lado oculto. 

Cara oculta de Luna

O más bien un lado que nos ocultan intencionadamente con un montón de mentiras y engaños comerciales. Y este lado del crecimiento, visible y mostrado, cada vez brilla más, pero cada vez para una más reducida minoría. Y cuanto más brilla el lado visible del crecimiento, más se oscurece su lado oculto. Y es porque el brillo se lo roba el lado visible al otro lado. Este lado cada vez brilla más a costa del otro. Por ejemplo, los oligárquicos cada vez son más extremadamente ricos, lisa y llanamente porque cada vez hacen más pobres a los del otro lado, lisa y llanamente porque ya unos pocos centenares de familias poseen la mitad de la riqueza del mundo, lisa y llanamente porque la mitad de la población del planeta se muere literalmente de hambre, lisa y llanamente porque cada vez roban más.  Existen caros restaurantes de cocina de diseño, lisa y llanamente porque en la otra cara del crecimiento no existe ni agua para beber.

Tengo hambre: ..."no debo pertenecer al mismo mundo"...

Existen deslumbrantes y atrayentes objetos en las vitrinas porque  cuatro quintas partes de la población en edad de trabajar (y mucha de la que aún no ha llegado a esa edad) trabaja precariamente por dos dólares al día, y porque la otra quinta parte se desespera en el desempleo. Existen lujosos y absurdos trenes, grandes consumistas de energía, que van a trescientos kilómetros por hora, pero que son útiles solo para unos pocos oligárquicos extremadamente solventes. Para que se haya conseguido esto ha sido preciso que el grueso de la población tuviera que perder el tren. El tren normal, lo reservaron, los del crecimiento, para las mercancías, sólo ellas y los oligarcas solventes tienen derecho a circular libre y rápidamente. Si, el crecimiento es como la luna, tiene dos caras, pero sólo nos muestran una.                                                                                                        

Roma: cumbre de los organizadores de la hambruna...

Extraído de la pagina Decrecimiento:

                       http://www.decrecimiento.info/2011/10/la-cara-oculta-del-crecimiento.html      

Tendréis que reducir vuestro consumo...