El primer ministro inglés Cameron amenaza los medios de comunicación ingleses de represalias si continúan publicando las revelaciones de Snowden

Varios cientos de manifestantes se reunieron el sábado 26/10/2013 frente al Capitolio en Washington para protestar contra los programas de vigilancia de la NSA de las telecomunicaciones y una llamada a Obama para reformar la Ley Patriota.

Daniel Schneidermann | Fondateur d’@rrêt sur images,

http://www.rue89.com/2013/10/29/menaces-david-cameron-guardian-guerre-247023

traducción Alteatequieroverde

Obama y Cameron

Deberíamos mirar más a menudo del lado de Gran Bretaña, y no solo para los bautismos principescos. Porque el primer ministro David Cameron amenaza allí directamente a  la prensa. Para encauzar el flujo de revelaciones de Snowden sobre el espionaje americano, probó de todo. Envió emisarios al cotidiano y veterano Guardian para hacer destruir los discos duros. Fuentes de la seguridad pública británicas intentaron  intoxicar algunos otros periódicos británicos, para intentar levantar una campaña de indignación por parte de la opinión pública contra el Guardian.

Pero el Guardian persiste en publicar las revelaciones sobre el espionaje americano surgidas de los documentos de Snowden. Cameron pues ha pasado a la velocidad superior:

“No quiero tener que utilizar órdenes terminantes [] u otras medidas más duras. Prefiero desde lejos llamar al sentido de la responsabilidad social de los periódicos. Pero si no dan prueba de responsabilidad social, será muy difícil para el gobierno quedar pasivo y no actuar. “

 

Pensábamos que la censura estatal estaba lejos detrás

Creíamos, que para la prensa, en los países llamados democráticos, aquel combate estaba por lo menos ganado. Veíamos, por cierto, la prensa amenazada por el conformismo, el sensacionalismo, las presiones de los anunciadores, el miedo de su sombra, los problemas de distribución. Pero, en el plan de la censura estatal, creíamos que este combate, en tiempos de paz, estaba ganado.

 

Suscitando en Cameron, el más pro americano de los jefes de Gobierno europeos – y que todavía acaba de demostrarlo torpedeando las veleidades europeas de protección de los datos -, suscitando en Cameron amenazas de tiempo de guerra, el asunto Snowden posiblemente no está haciéndonos volver hacia atrás, y en un contexto donde la prensa tradicional perdió su monopolio de la información. ¿Quién sabe si no estamos en vísperas de un cisma superior, entra la prensa que se plegará a los órdenes terminantes del Estado, y la que se librará de eso?

 

No preocuparse de amparar un Estado

Podemos también ver en las órdenes terminantes de Cameron molinillos en el aire sin porvenir, para darle prendas a Obama. Posiblemente. ¿Pero en un momento dado, Cameron no se sentirá obligado por sus propias amenazas a pasar al acto? ¿Debe la prensa quedar sorda a toda consideración de razón de Estado? ¿Puede, para vender papel o vender clic, poner en peligro la vida de soldados o de ciudadanos, abasteciendo de informaciones al enemigo?

 

Es una de las cuestiones más terribles que puedan ponérsele a un director de periódico, y a la que no hay otra respuesta que ésta: la libertad de publicar siendo la regla, y la autocensura la excepción, la definición de esta excepción pertenece a la prensa, y sólo a ella.

 

No más que ayer en el momento de publicar los documentos de WikiLeaks,   el periodista, en el momento de publicar los documentos de Snowden, debe preocuparse de cuidar de un Estado que no habrá sabido proteger sus propios secretos. Cada uno su trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s