Mandela ha muerto: ¿por qué la alabanza sin matices? ¿Para ocultar sus fracasos?

abecedaire.jpgphilippe chapleau (2011) traducción Alteatequieroverde

Nelson Mandela  et David Rockefeller au sortir d'une conférence,à New York,en 1998.

Mandel y David Rockefeller: la alianza par el Nuevo Orden Mundial

Hoy no es día para criticar a Mandela, por lo tanto lo hacemos.

 soweto.jpg

“En Sudáfrica de la A hasta la Z” que publiqué en 2011 con André Versaille, dediqué un capitulo a Nelson Mandela que acaba de desaparecer. Aquí, una nota, que ofrece una evaluación más matizada de la acción del primer presidente de Sudáfrica (tomé la foto de arriba, en Soweto, tres días después de su excarcelación), cuyo éxito mayor no ha sido pasar 27 años en prisión, pero convencer a los negros y los blancos de la urgente necesidad de “vivir juntos”.

 P1010210.JPG

Desde 1994, la ” Mandelamania ” es tan fuerte como siempre. El preso político más famoso del mundo, magnánimo en la victoria, se convirtió en el primer presidente del post- apartheid de África del Sur. La evaluación de su presidencia es ahora considerado mixta y su casi eliminación de la política local desde 2000 diversamente apreciadas.

Fait Grand Chevalier de l'Ordre de Malte...la photo est éloquente.

Mandela: ¡Caballero de la Orden de Malta!

¿Fracasó Nelson Mandela en esta tarea sobrehumana de la que las masas sudafricanas le habían investido? Ahorra se hace la pregunta, sobre todo en Sudáfrica, donde Madiba (el apodo tribal de Mandela) sigue siendo, no obstante, un icono. Ciertamente, el hombre que encarno más perfectamente la lucha del ANC contra el sistema racista ha pasado 27 años en prisión. Es cierto que su salud se deterioró y que Madiba está debilitado por una forma de la enfermedad de Alzheimer. Pero en la opinión pública sudafricana, muchos juzgan su acción demasiado tímida.

¿Qué le reprochan? Haber defendido resueltamente su política del perdón y de reconciliación contra los sudafricanos blancos y no haber sido lo suficientemente fuerte, entre 1990 y 1994, para obligar a FW de Klerk para controlar su policía, su ejército y el movimiento zulú Inkatha. No haber echado toda la leña al fuego para resolver los problemas más urgentes del país (la pobreza, el desempleo, la salud, la educación, el desarrollo de los townships…) y haber creído que la inversión extranjera podía contribuir a afrontar estos retos. De haber ignorado los estragos del SIDA, especialmente en la década de 1990. De haber sido demasiado blando con Robert Mugabe, el dictador que gobierna Zimbabwe desde 1980. De nunca haber sido capaz de controlar la disidencia dentro de la ANC, disensiones que se iniciaron en 1990, entre los exiliados que regresaban de Lusaka y los responsables de la UDF y de los sindicatos, que culminaron en 2008 con la expulsión de Thabo Mbeki , el heredero de Mandela. Muchas de estas críticas son legítimas.

El lucido Desmond Tutu, sin embargo amigo y admirador de Mandela, le critico por no haberse liberado del Partido haber defendido ciegamente la línea de la ANC. El propio Mandela reconoció que su acción no fue suficiente decisiva en materia social, por ejemplo. Sin embargo, siempre ha defendido su política de la mano tendida. En Long Walk to Freedom, su autobiografía en 1994, Mandela sostiene que ” para hacer la paz con un enemigo, hay que trabajar con el enemigo, y este enemigo se convierte en su socio”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s