2053 bombas nucleares detonadas a lo largo de 53 años en nuestro pequeño planeta. ¿A que no pueden producir daños colaterales tipo cáncer o leucemia? ¿A qué no?

Esta animación nos permite visualizar e (igual de importante) escuchar la sinfonia macabra formada por los sonidos-pitidos de esta guerra nuclear que hemos vividos a lo largo de 53 años durante los cuales se detonaron nada menos que 2053 bombas nucleares. No es de extrañar que algunas enfermedades como los cánceres y las leucemias (entre otras) se hayan vuelto epidémicas.  Puede parecer que los lugares que han padecido las pruebas de la locura humana han sido pocos y muy localizados, pero al final de la peli, uno se percatará de que han dado buena cuenta de todo el hemisferio norte, sin olvidarse del sur.  Tanto en la tierra firme como en los océanos. Estados Unidos, La antigua URSS, Francia, Gran Bretaña, China, la India y Pakistán son los protagonistas de este macabro juego de machistas que ha tenido, tiene y seguirá teniendo consecuencias durante muchas décadas sino siglos. Las partículas radiactivas no conocen las fronteras y se desplazan según las condiciones meteorológicas y las corrientes  marítimas.  Mi mujer y yo no éramos más que nosotros dos cuando, durante el verano 1994 y para Greenpeace, poníamos una mesa en el “Castillo” de Benidorm y en la feria de artesanos de la plaza de la Iglesia de Altea para recoger firmas en contra de la reanudación de los experimentos nucleares franceses en Moruroa (Aopuni). Si ya en la época, la ignorancia ciudadana acerca de los peligros de estas prácticas era grande, hoy en día, la ignorancia de la juventud es casi total. 2053 bombas nucleares detonadas durante 53 años no son moco de pavo. Pero las potencias militares de la época no nos van a rendir cuentas ni darnos a conocer los seguimientos que siguen haciendo hoy en día de las poblaciones cobayas directamente e indirectamente afectadas  por los residuos nucleares. Nos han mentido y no siguen mintiendo acerca de Windscale, Tcheliabinsk, Three Miles Island, Chernóbil y Fukushima, ¿porque se sincerarían por este asunto? Esta película de animación permite, por lo menos, que no caiga en el olvido, como tantas otras cosas.

Esta película ha sido realizada por Isao Hashimoto en el 2003 con los datos de “Nuclears Explosions 1945-1998” de Nils-Olov Bergkvist   y Raghnild Ferm copublicados por el FOI (Swedish Defense Research Establishment) y el SIPRI (Stockholm International Peace Research Insitut en el año 2000.

Nuclear_Reactor_by_goran_d

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s