Mujeres del oeste de Ucrania queman las órdenes de movilización mandadas a sus hijos para mandarlos a la guerra.

EL DESERTOR (castellano) Boris Vian (1954)

Señor Presidente
Le he escrito una carta
que tal vez pueda leer
si dispone de un poco de tiempo.
Acabo de recibir
los documentos para ir al servicio militar,
y partir hacia la guerra
antes de la noche del miércoles.

Señor Presidente:
No quiero hacerlo.
Yo no he venido a este mundo
para matar a la pobre gente.
No lo digo para enojarle,
pero tengo que confesar
que he tomado una decisión
y voy a desertar.

Desde que nací,
he visto morir a mi padre,
irse lejos a mis hermanos
y llorar a los niños
Mi madre sufrió tanto
que ya descansa en su tumba,
pero se burla de las bombas
y de los versos.

Cuando me hicieron prisionero
me robaron a mi esposa
me robaron el alma
y todos mis queridos recuerdos.
Mañana muy temprano
cerraré la puerta
en las narices de esos años muertos
y saldré a los caminos

Mendigaré mi vida
por las rutas de Francia,
de Bretaña, en Provenza,
y diré a la gente:
Rechazad la obediencia,
no vayáis a la guerra,
no lo hagáis,
negaros a partir.

Si hay que dar la sangre
vaya usted a dar la suya,
usted que es un buen apóstol,
Señor presidente.
Y si me persigue
prevenga a sus gendarmes
que yo no llevo armas
y podrán dispararme

armas
y podrán dispararme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: