Altea: ¿pronto sin agua potable?

Excelente artículo de Marina Plaza: http://lamarinaplaza.com/2014/08/07/agua-para-todos/

Publicado: jueves, 7 agosto, 2014

 

 

    Todavía seguimos creyendo que como cuando abres un grifo sale agua, eso va a ser así siempre. Y, mira por donde, dos de las zonas turísticas más relevantes de La Marina, cada una en su estilo, como son La Vall de la Gallinera y Altea Hills, se han quedado sin agua potable. ¿Se imaginan que les pase a ustedes?

 

La sequía ya está aquí y no sabemos si, como la crisis, ha llegado para quedarse ni, si eso sucediera, para cuánto tiempo. LA MARINA PLAZA ha creado una sección especial donde recogeremos las noticias relativas a una realidad cíclica sobre la que convendría hacer algunas reflexiones.

 

Para empezar, una obviedad. El agua es un recurso natural escaso de primera necesidad que no se puede fabricar, así que deberíamos concluir que hay que utilizarlo racionalmente. Que en 2014 no esté plenamente desarrollado el riego localizado para la agricultura en ambas comarcas es una vergüenza. En La Nucia, por ejemplo, se quedaron las obras empantanadas y en La Vila ni siquiera han comenzado.

 

Tampoco es para presumir que Benidorm ahora, cuando ya casi no hay más remedio, haya descubierto que se pueden baldear las calles o regar los jardines con agua no potable. Y que, además, el agua que entra a la potabilizadora es buena para ambas tareas antes de su tratamiento. Eso también debió haberse implantado hace muchos años.amadorio

 36596542

Lo cierto es que en La Marina Baixa se han visto de todos los colores, empezando por que la Confederación Hidrográfica del Júcar vertió agua de los pantanos al mar por un protocolo de actuación desfasado y nunca se ha tomado en serio incrementar la capacidad del Amadorio y Guadalest.

 

En la Alta, donde por el contrario no existen embalses y casi todo depende de unos pozos muchas veces al borde del agotamiento, la situación todavía es más grave. Su Consorcio ha tenido que ser reactivado cuando se han redoblado las necesidades y los recortes amenazan a la población. Xàbia construyó en su día una desaladora con sus propios medios, como si esto fuera cuestión de que cada municipio se las arregle por sí mismo. Y ahora, justo ahora, resulta que la infraestructura que gestiona Amjasa es necesaria para otros municipios y hay que hacer obras que deberían estar resueltas hace años.

 

El drama en la Marina Alta es mucho más paradójico si se tiene en cuenta que esta comarca, pese a arrastrar ahora una de las peores sequías del territorio peninsular e incluso del planeta, ha sido tradicionalmente y durante décadas y más décadas excendentaria en agua. Es decir, que había recursos naturales de sobra que sin embargo nunca se han aprovechado. La Vall de la Gallinera, sin agua potable desde hace más de un mes, es todo un símbolo: conocida como laToscana de la Marina, todavía hoy se puede apreciar cómo el agua ancestral de sus pozos baja desde montañas y bancales. Pero esos caudales no pueden ser aprovechados por una red vetusta, que lleva años sin renovarse.

 

Ese valle, todo un regalo del paisaje, pude pasarse aún muchos meses sin suministro apto para el consumo humano. Muchos municipios corren el mismo riesgo. El tiempo se acaba: el abastecimiento en la mayoría de los núcleos turísticos sólo está asegurado hasta finales de año. ¿Y si en otoño no llueve o no lo hace lo suficiente? ¿Qué ha hecho el Consorcio de la Marina Alta en los últimos veinte años?

 Consorcio1

Igualmente ha actuado el Consorcio de Aguas de La Marina Baixa, que se ha puesto a hacer obras de urgencia en las estaciones de bombeo del Mandem y Algar, en plena sequía, para ganar dos hectómetros cúbicos anuales que ahora acaban en el mar. Y, por otro lado, las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales de Altea y La Vila Joiosa están colmatadas, pero los propios regantes han apoyado la cesión de agua blanca de sus concesiones a cambio de agua depurada para que empresas privadas puedan construir campos de golf.

 hotel-Sh-altea-hills-1-1012

Si la situación de sequía se agudiza, van a quedar todos retratados. Mientras se ha perdido el tiempo durante años en una absurda guerra del agua iniciada por el PP para generar en el imaginario colectivo valenciano que el trasvase del Ebro era el maná que resolvería todos los problemas a sabiendas de que era una obra que nunca se podría hacer, la realidad ahora requiere de rigor y seriedad.

 

Alguien tiene que coger este toro por los cuernos, ponerse manos a la obra, diagnosticar la realidad del medio cercano y planificar a corto, medio y largo plazo todas aquellas actuaciones necesarias para impedir que los ciudadanos sigamos viviendo pendientes de veleidades. Y, obviamente, destinar los recursos económicos necesarios desde una perspectiva razonada y consensuada.

 

Para empezar, el agua es el único bien escaso que, además, es barato. Cojan los recibos del agua y la luz y comparen lo que pagan al año a las empresas que les abastecen. Y electricidad, nunca faltará. La tienen sobre sus cabezas y se llama Sol. Así que no estaría mal no ya gravar, sino penalizar determinados consumos. En Altea, por ejemplo, una vivienda del casco urbano consume una media de 10 metros cúbicos al mes. En la zona de la sierra, la media es de 100, diez veces más.

 

Todavía seguimos creyendo que como cuando abres un grifo sale agua, eso va a ser así siempre. Y, mira por donde, dos de las zonas turísticas más relevantes de La Marina, cada una en su estilo, como son La Vall de la Gallinera y Altea Hills, se han quedado sin agua potable. ¿Se imaginan que les pase a ustedes?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s