Un correo electrónico implica la emisión de 4 g/CO2 y uno con un adjunto pesado 50 g/CO2… solo hay que imaginar la cantidad de correos electrónicos que se mandan por minuto a nivel mundial.

Somos conocedores de la dificultad para nuestros 563 lectores diarios de promedio de leer más de 30 líneas seguidas. Culpa del progreso, falta de concentración, cultura del esfuerzo desaparecida, cansancio verdadero… y hay tantas cosas para ver-leer-escuchar en fesbuk…Por tantas razones, he decidido trocear este importante/interesante artículo de El Ecologista pillado en Decrecimiento: ¿Una red sin límites en un planeta limitado?Javier Almodóvar y Nerea Ramírez.

Sección de cable de fibra optica.
Sección de cable de fibra optica.

(…) Si en el cálculo de esta huella de carbono se incluyesen las emisiones asociadas a los procesos de fabricación de los dispositivos informáticos o del cableado que rodea los países y pasa por debajo de los océanos o el transporte de todos estos componentes, las cifras de emisiones de CO2 se dispararían aún más.

13

Whatsappeando metales

Solo con los recursos necesarios para hacer los elementos terminales de toda esta cadena (ordenadores, móviles, tabletas…) podemos hacernos una idea de lo que esa virtualidad no nos deja ver: baterías, pantallas, circuitos… todos ellos construidos con metales y tierras raras cuya extracción lleva aparejados problemas ambientales y sociales.

Entre estos minerales se encuentra el conocido coltán, del que se extrae el tantalio, un recurso finito del que el 80% de sus reservas se encuentran en la República Democrática del Congo. Con este mineral se crean condensadores electrolíticos que permiten hacer dispositivos resistentes al calor para los smartphones, las pantallas de plasma, consolas, reproductores, portátiles y tabletas.

Mina de litio en Chile
Mina de litio en Chile

Para las baterías se usan esencialmente el níquel, el cobalto y el litio. La economía de Zambia depende casi exclusivamente del comercio de cobalto y cobre con China y EE UU. El níquel procede en su mayoría de minas de Canadá, Cuba y Rusia. Las minas de litio se centran en Latinoamérica, en Chile (35% de la extracción mundial), Bolivia y Argentina (triángulo del Litio), también en China. La principal fuente de litio son las salmueras, espacios donde ya se han constatado violaciones de los derechos de las comunidades indígenas de regiones salineras de Argentina o Bolivia además de los impactos ambientales que supone la extracción del carbonato de litio (sobreexplotación de agua, contaminación de suelos, agua y aire…). En los próximos años la demanda de litio puede duplicarse por el desarrollo de los vehículos eléctricos.

Mina de tierras raras
Mina de tierras raras en China.

Para los más modernos dispositivos, como las pantallas táctiles, se suman otros muchos elementos químicos conocidos como tierras raras. Los principales productores son Mongolia y China, aunque esta última ya ha empezado a reconocer que se le están acabando las reservas y está empezando a presionar a otros países para que incrementen su capacidad de extracción.

El platino también se encuentra en las pantallas de cristal líquido y en los discos duros. Su extracción implica taladrar en la roca a gran profundidad en condiciones de poca luz y ninguna protección. Miles de familias se han visto desplazadas de sus casas en Sudáfrica para hacer sitio a las empresas que extraen el metal.

En los circuitos, tanto de nuestros móviles como de nuestras líneas ADSL, el cobre va sustituyendo al aluminio en la fabricación de chips al conducir mejor la electricidad. Chile y Perú representan el 45% por ciento del mercado mundial y con perspectivas de aumentar esta producción un 75% en los próximos años.

Falta soldar todos los componentes mediante el estaño que se extrae en China, Malasia, Perú, Bolivia, Brasil y sobre todo Indonesia, con graves impactos ambientales y para las personas que trabajan en las minas, y conectar los circuitos con oro, el componente más habitual de los conectores de circuitos electrónicos. Como en el caso del estaño, la extracción del oro también conlleva graves problemas ambientales pues para separar el oro de la roca se usa cianuro, resultando el vertido de varias toneladas de cianuro al día. La dosis letal es de 200-300 gramos, el proceso es acumulativo y se absorbe a través de la piel. Aunque la técnica ha sido prohibida en muchos países, el 90% de las 2.500 toneladas de oro que se producen anualmente en el planeta siguen siendo extraídas mediante cianuración.

La maldición de la abundancia, así se viene llamando a esta paradoja que lleva la miseria a los territorios más ricos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s