Para la campaña de Navidad, Amazon ha contratado 15000…robots. Que se jodan los parados.

No solo esta transnacional norte americana asesina la competencia de las pequeñas librerías, no solo no paga impuesto o muy pocos en los países donde trabaja, excepto en Irlanda y Luxemburgo, pero además no crea empleo de apoyo dentro de la empresa. Cuando los drones de reparto serán efectivos incluso se despedirán a repartidores. Es una de las consecuencias de la globalización del capitalismo radical.