Yo no tengo vergüenza de escribir que me partí el culo viendo huir a los ejecutivos de Air France descamisados.

¡Delirio total! Ayer escuchando, mientras cocinaba, el final de Al Rojo Vivo, oí a los tertulianos que no veía por estar en los fogones, tener más compasión por un par de tíos con camisas rotas que por 2900 trabajadores despedidos en seca y que no recibirán los paracaídas dorados que se llevarán, sin embargo, los que huyeron sin camisasair-france-crash

¡Vaya mierda! ¡Qué os pasa? ¿Habeis comido demasiado? ¿Os sentís cómodos en vuestro papel de tertulianos oficiales bien pagado saltando de un medio a otros sin nunca pasar por el INEM? ¿Sin nunca conocer fines o principios de meses difíciles? ¿Veis con total naturalidad que los pequeños, los que viven de la fuerza de su trabajo sean explotados y además acepten sin rechistar las condiciones brutales de un despido? ¿No os habéis dado cuenta que no hemos salido nunca de la lucha de clases? ¿No os habéis dado cuenta que una parte de la población se resiste a ser esquilmados?

Frente la violencia radical de los que manejan las finanzas, hacen y deshacen las empresas y los puestos de trabajo, solo queda la resistencia y ya que la resistencia pasiva con total pacifismo no basta habrá que pensar en otra cosa. A los 80 años, antes de irse al otro barrió, mi padre sugería que el método del tiro en la rodilla frecuentemente usado por las Brigadas Rojas en la década de los 70 y de los 80 era bastante eficaz para que, arrodillados a la fuerza, los que ejercen el poder meditarán las consecuencias de la aplicación de medidas y decisiones económicas injustas, egoístas y asesinas. Como nunca he comprendido la relación entre la sabiduría y la rodilla, no es un método que suelo aconsejar. Para mí la sabiduría debe tener su sede en la conciencia, pero, entiendo perfectamente que los que van a perder su empleo (morir) sacrificados en el altar del dios Mercado no tengan gana de saludar al Cesar como sus gladiadores lo hacian.

Yo no tengo vergüenza de escribir que me partí el culo viendo huir a los ejecutivos descamisados. Y a los tertulianos de la sexta que empatizan con ellos, que les den…

3 comentarios en “Yo no tengo vergüenza de escribir que me partí el culo viendo huir a los ejecutivos de Air France descamisados.

  1. Olé, con dos cojones, y lo suscribo. Pero no pasa nada: la cuota de pilotos low cost le llega a Francia via la inmigración ilegal (legalizada por la UE).
    Nous ne seront que des métèques.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s