Félix Rodrigo Mora:” Tras una gestación larga y enrevesada ya está disponible mi libro sobre la II república.”

https://ca.wikipedia.org/wiki/F%C3%A9lix_Rodrigo_Mora

“A veces, la búsqueda de la verdad es tan sorprendente e implacable, que puede que nos demos cuenta de que parte de lo que creíamos era infundado” Anonymous24 de julio de 2013, 4:31.Respuesta al artículo de un blog alérgico a Félix Rodirgo Mora…

Me pasa con Félix Rodrigo Mora lo que me pasa con Francis Cousin filósofo y filo analista francés que desmonta la historia. Sus investigaciones anti dogmáticas se inscriben en una trayectoria que empieza con los pre-socráticos hasta Guy Debord pasando por Hegel, tratando esencialmente la contradicción ontológica fundamental (Ser contra Haber) que atraviesa toda la historia de la humanidad desde la revolución neolítica hasta la realización contemporánea de lo que nombra “la dictadura democrática de la mercancía absoluta”. A mí me van bien Félix Rodrigo Mora y Francis Cousin, me hacen dudar, me hacen poner en tela de juicio todo lo que me han inculcado durante más de 50 años y me siento más feliz acercándome a la Verdad.

Las últimas palabras de mi padre, unas horas antes de morir después de  padecer “su” canccer y un espantoso declive durante una año, fueron  “Se han mofado de mi”. Nunca supo si hablaba de una larga vida sindical siendo un activista antes de darse cuenta que no había sido más que un lacayo engañado al servicio del capital. No sé si se acaba de darse cuenta de que su larga vida laboral al servicio de la medicina oficial había contribuido de una manera u otra a su deriva mercantil a través de la industria farmacéutica y de exploración. O si hablaba de su vida personal.  

Gracias los investigadores pre-citados, tendremos la posibilidad de irnos a nuestras hora un poco menos ignorante de lo que éramos ayer. Descubrir la Realidad detrás del Velo es un apocalipsis platónico. Reconstruirnos a través del conocimiento de lo que fuimos, sin auto-engaño, de nuestras raíces que son las de todos, de nuestra Historia, son pasos necesarios  hacia este des-cubrimiento. Conocer la Verdad no solo nos hará más libre pero también más conscientes y siéndolos: más humanos. Hasta trascender esta condición y llegar  al salto evolutivo voluntario natural.  Alteatequieroverde.

   

Investigación sobre la II república

Lo ha editado Potlatch Ediciones.Tiene 556 páginas, formato grande y un precio de 25 euros (que cubre los gastos de envío por correo).

    El contenido está organizado en una Presentación, dieciséis Capítulos y un Epílogo.
    Es lo que dice su título, un trabajo de investigación, con una extensa y variada base empírica. Aunque carece de relación bibliográfica, para no hacer la obra más voluminosa, aporta una extensa bibliografía en las citas a pie de página,varios cientos de fuentes primarias, libros y otros textos. Mucha información decisiva, escamoteada al público por el republicanismo burgués y la historiografía progresista, está recogida indicando las fuentes.
   Partes sustantivas de la obra son el análisis del “problema de España” siguiendo críticamente a Ortega, imprescindible para comprender el advenimiento de la II república y entender las causas -en la intrahistoria- de la guerra civil. La cuestión agraria ocupa bastante páginas, en particular la lúgubre farsa de la “reforma agraria” republicana y frentepopulista. En el apartado del análisis político profundiza en el estudio institucional de la república del 14 de abril y de su Constitución. La durísima represión padecida por las clases populares debido a la acción de los gobiernos republicanos es analizada con detalle y resulta, a pesar de lo complejo de la operación, cuantificada: los datos son terribles.
   Prueba la obra, con un gran volumen de información, que no fueron las clases populares las que trajeron la II república en 1931, sino que lo hicieron el ejército, la guardia civil, la gran patronal y la Iglesia (ésta luego chocó con el nuevo régimen pero inicialmente estuvo a su favor). Todo fue una astuta operación de modernización de la superestructura política para lograr un mejor dominio sobre las masas trabajadoras de la ciudad y, sobre todo, del campo.
   Decisivo es el capítulo “El Frente Popular contra la revolución popular”, no sólo porque muestra la naturaleza ultra-represiva y anti-revolucionaria del Frente Popular, sino sobre todo porque prueba que en la primavera de 1936 se crea una situación revolucionaria en desarrollo que no logra contener dicho Frente Popular, en el gobierno, a pesar de la mucha sangre proletaria y de la gente común que vierte, y que luego Franco reprime con mayor eficacia, ya en la guerra.
    Capítulos esenciales también son el dedicado a las mujeres bajo la II república, que evidencia su naturaleza férreamente patriarcal. En otro se investiga la continuidad del colonialismo español en Marruecos con el régimen republicano, posteriormente mantenido intacto también por el Frente Popular, recalcando su naturaleza racista. En ese capítulo va incluido el análisis de la alianza entre la Falange y el clero islámico en Marruecos, que culminará con su aportación a Franco de 100.000 soldados musulmanes mercenarios, la fuerza decisiva de infantería del fascismo español en la guerra de 1936-1939. Hay un capítulo destinado al examen de la economía republicana, rigurosamente burguesa, empresarial y capitalista. Otro se ocupa de la acción de la república contra Euskal Herria, donde se expresó el rudo nacionalismo español del régimen republicano. Además, se adentra en el análisis de diversos aspectos señeros de la historia del pueblo vasco.
   En suma, frente a la mitificación politiquera, embustera e irracional de la II república, mi libro se propone aportar la verdad, la verdad desnuda, sobre todo fáctica, pero en alguna cuestiones primordiales también analítica.
   En aquellos años hubo tres, no dos, fuerzas en lucha: la derecha (con el añadido del fascismo), la izquierda y las clases populares, elevándose éstas últimas a potencia agente revolucionaria a partir de 1934. Yo tomo partido, estoy con las clases populares y con la revolución, contra quienes las persiguieron sañudamente, la derecha y la izquierda, ambas iguales y lo mismo en 1931-1936. Pero antes que eso, y sobre todo, estoy con la verdad histórica.
   Lo dicho: hemos de poner fin a la manipulación de nuestra historia, al ocultamiento y a la mentira sobre ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s