Kla.Tv: Alerta ante la plaga a causa de las vacunas: ¡El principal inventor de vacunas nos advierte! – por Ivo Sasek

Este discurso es de mayor importancia histórica. Sasek registra históricamente lo que Covid-19 realmente ha hecho desde su inicio hasta ahora, 11.05.21 – pero definitivamente tampoco lo ha hecho. Este “balance intermedio” es tan importante porque otro desarrollador de vacunas de primer nivel nos garantiza que las vacunas de Covid causarán ciertas muertes masivas. Geert V. Bossche ha trabajado para Novartis, GlaxoSmithKline, GAVI y la Fundación Bill y Melinda Gates. Y ahora pide que paren de vacunar inmediatamente.

VIDEO: https://www.kla.tv/19029

La siguiente llamada de atención es posiblemente la más dura que he hecho nunca. Para que este discurso registre también históricamente lo que ya es un fenómeno mundial hasta el día de hoy, 11 de mayo de 2021, dirijamos primero nuestra mirada a los verdaderos acontecimientos en torno al Covid 19 que han quedado atrás. Para centrarnos a continuación en lo que se nos dice que es inminente, según las urgentes llamadas de atención de un virólogo de prestigio mundial llamado Geert Van den Bossche. Así que estamos siendo alertados, no por un don nadie, sino por un fuerte defensor de las vacunas. De hecho, Van den Bossche ha estado personalmente en la vanguardia del desarrollo de vacunas. Ha trabajado durante mucho tiempo en el campo de la investigación de enfermedades infecciosas y la fabricación de vacunas para la industria farmacéutica, en empresas como Novartis, GlaxoSmithKline, así como para la organización GAVI y la Fundación Bill y Melinda Gates. Ha trabajado para todos ellos. Sin embargo, ahora nos avisa de que las campañas de vacunación masiva contra el Corona-Virus provocarán una auténtica catástrofe mundial de proporciones épicas. No se trata pues de una suposición, lo afirma. Este experto se dirigió incluso directamente a la OMS en una carta abierta sobre este asunto. Y Vanden Bossche está tan molesto con las actuales medidas de vacunación que incluso ha hecho un llamamiento urgente a la organización de las Naciones Unidas para que detenga ahora mismo todas las campañas de vacunación contra el Corona-Virus en todo el mundo. De no hacerse, dice, variantes del virus mucho peores se intensificarían fuera de la vacunación… bueno, fuera de la vacunación, y eventualmente causarían la muerte de seres humanos en masa. ¡Escuchen lo que dice este hombre! Y al final de mis comentarios algo más sobre esta cuestión. Ahora es de máxima importancia histórica que hagamos un balance de lo que la llamada pandemia de Covid ha hecho realmente, por un lado, desde su primera aparición hasta ahora, 11 de mayo de 2021, y, por otro, de lo que no ha hecho. Si las predicciones de Bossche son correctas y efectivamente una auténtica pandemia barrerá pronto el mundo como resultado de las vacunas, entonces ya es previsible que los perpetradores de este genocidio, llamémosles así, culpen a todos los no vacunados a través de los medios de comunicación. Por mucho que se repitan no existen advertencias suficientes y creo que los cargos criminales presentados con los fiscales de todo el mundo en este momento tanto para documentar el delito hasta el día de hoy como para mostrar el peligro que se avecina. La difusión generalizada de estos contenidos es de una importancia tan urgente que no podemos actuar con la suficiente rapidez. ¡Escuchen esta llamada, por favor! Consideremos ahora un escenario que presento de forma puramente ficticia, para que podamos comprender mejor el punto delicado de toda esta historia: Vamos a situarnos en el año 1347, en el que se produjo un brote de peste negra, la peste. ¿Qué se agita en nuestro interior cuando escuchamos esta noticia ficticia? Es ficción, ¿verdad? Escuche esto como si fuera una mera emisión de radio: «Durante el último año, la peste negra ha hecho estragos en todo el mundo. Millones de personas están cubiertas de bultos negros, pero cerca del 98% de los afectados por la enfermedad ya se han recuperado, ¡se han curado! Pero aun así, eso no es razón, dicen los expertos, para dar el visto bueno, porque los expertos temen que los bultos negros puedan volver pronto.» Ahora les pregunto: ¿Qué despertaría en nosotros escuchar una noticia así? Bueno, eso era sólo una alegoría, pero ¿qué se agita en nuestro interior? Sí, así es: ¡La Peste Negra no tendría compasión! Si te atrapa, nunca te dejará ir, como la gripe. Y eso es así. Ese es el hecho. Pero hasta ahora, la mayoría de los pacientes de Covid se han recuperado en poco tiempo, ¿entienden? Y así ha sido siempre con los casos típicos de brotes de gripe. Sin embargo, ¡seguimos siendo increpados por nuestros gobiernos como si la muerte negra circulara por aquí! ¿Lo entienden? Por eso, ahora hablamos de lo que realmente ocurriría en este mundo si realmente se desatara una «pandemia de semejante gravedad», ya que hasta ahora sólo hemos conocido pandemias. El grado de gravedad es lo único que puede ser decisivo para las regulaciones generales que deben tomarse. Y lo que realmente ocurrió en 1347 tal y como voy a describirlo, no puede ser contradecido por nadie hoy en día. Espero, por supuesto, aportar un efecto conciliador con estas palabras. Pero antes de hacerlo, vuelvo a explicar por qué lo enfoco de esta forma. Soy plenamente consciente, lo digo de entrada, de que ninguna plaga puede compararse 1:1 con ninguna otra, y menos aún la peste con cualquiera de las más de 80 enfermedades contagiosas diferentes, porque la peste negra es la peor forma de pandemia que conocemos. Pero es el hecho de que, con o desde que aparece el Covid-19, se tomen medidas de tanto peso, incluso francamente inhumanas, como si una pandemia de la gravedad de una plaga estuviera haciendo estragos, y también el hecho de que el mundo entero se vea obligado a combatir el peligro de una pandemia de la gravedad de una plaga, por lo que ahora me tomo la libertad de plantear mi escenario exactamente de acuerdo con esta comparación forzada de escala y gravedad. ¿Están preparados para ello? Presten atención a lo que voy a decir: Pongámonos en situación de lo que realmente ocurriría aquí, si aquella plaga de 1347 se hubiera repetido en nuestros días, es decir, a partir de 2020. Pues son precisamente esas muertes masivas, como las que experimentamos a mediados del siglo XIV, las que caracterizan el terrible término de «pandemia». De ahí el nombre. Así pues, pandemia no sólo significa la velocidad de propagación de una epidemia, sino sobre todo la gravedad de una enfermedad infecciosa o epidemia. ¡Y escuchen bien! A mediados del siglo XIV, toda Europa se vio afectada por una enfermedad contagiosa de una gravedad sin precedentes: De la noche a la mañana, la gente de todas partes desarrolló protuberancias oscuras por todo el cuerpo y luego morían como moscas. Y en muy poco tiempo –escuchen bien lo que significa una verdadera pandemia– un tercio de toda la población europea había muerto. En términos de números: La epidemia mató a 26 millones de los entonces 80 millones de habitantes de Europa de una sola vez. Eso significa que ¡una de cada tres personas había fallecido! Y ahora la comparación con la actualidad: Según el informe de datos de la Fundación Alemana para la Población Mundial, Europa tenía 746 millones de habitantes a mediados de 2019. ¡746! Repito: Debido a que el mundo entero se ve obligado a tomar medidas como si la peste negra estuviese causando estragos, saco esta conclusión comparativa, como estoy haciendo ahora. Así, mientras que la pandemia de peste negra no ofrecía ninguna perspectiva de curación, sino que mataba inexorablemente a una de cada tres personas, los mismísimos guardianes de la salud pública tienen que admitir ahora que de todas las personas infectadas por Cóvid-19 en Europa, entre el 91 y el 98% entretanto se han recuperado. ¿Ven la gran diferencia? Así que, si hoy en día todos los que son llamados con razón „negacionistas“ del corona-virus, que no pueden ver una pandemia severa detrás de las cifras reales de muertes de los infectados por covid, sino sólo algún tipo de nueva gripe (más grave), si estuviesen equivocados, entonces necesariamente tendríamos que lidiar con porcentajes de muertes masivos ya ahora, tal y como ocurrió en el siglo XIV; les digo que la mitad de la población mundial tendría que ocuparse hoy en dia predominantemente solo en tareas funerarias. Pero concentrémonos en primer lugar sólo en Europa: porque según el nivel de gravedad proclamado en el siglo XIV, la pandemia de Covid también tendría que causar 249 millones de muertos sólo en Europa en el menor tiempo posible. Subrayo: ¡sólo en Europa! Y estos 249 millones serían entonces exclusiva e inequívocamente sólo muertes a causa del Corona-Virus, es decir, además de todas las demás muertes. Todas las demás causas de muerte y las víctimas de las otras 84 enfermedades infecciosas existentes no estarían incluidas en esta cifra de fallecidos. Entonces, ¿cuántos millones más de muertes dejaría esto en todo el mundo? Como ya he dicho, desde hace más de un año toda la población mundial está sometida a un encierro tan extremo y sin precedentes que se sugiere que el peligro que hay detrás es bastante peor que, por ejemplo, la peste. La cuestión funciona así: La población actual del mundo es de unos 7.865.000.000 de habitantes. Así que más de siete mil millones. De forma que si la misma tasa de contagio de 1347 se aplicara ahora a toda la población mundial, las víctimas habrían sido bastante más de 2.500 millones, ¡son 2.500 millones de personas las que morirían en muy poco tiempo! Eso si que sería una pandemia real, ¿entienden? Y repito: si actuaran esas «fuerzas pandémicas», como las llamábamos con razón hasta hace poco, entonces no sólo una de cada dos personas en Europa, sino también una de cada dos personas en el mundo, tendría que ocuparse principalmente del problema de la eliminación de los muertos. Porque ya desde hace mucho tiempo innumerables medios de comunicación e informes de Internet gritan en torno a la dramática sobrecarga de los crematorios en todo el mundo. Hundredfold suena de manera similar a como por ejemplo lo hace el crematorio de Nordheim. Ahí están los titulares: „Turnos extra a causa del Corona-Virus“ –sólo un ejemplo del NZZ, del que podemos extraer cientos de estos informes (https://www.nzz.ch/zuerich/krematorium-nordheim-extra-schichten-wegen-corona-ld.1593493?reduced=true). La incineración, en otras palabras, se convertiría en un gran problema global en muy poco tiempo. Esa es la cuestión. Más adelante se hablará de este tema. Pero el punto clave es el siguiente: desde el comienzo de la llamada pandemia, no han muerto hasta la fecha de 200 a 249 millones de personas ¡sólo en Europa! como sería plausible, sino un poco más de 3 millones en total ¡en todo el mundo!, una diferencia muy considerable, ¿no creen? ¡Y esto incluyendo todas esas falsas muertes supuestamente por Cóvid, como hemos demostrado irrefutablemente en muchas emisiones anteriores de Kla.TV! Así que, en resumen, ¡la verdad es que hubo muchas menos muertes reales a causa del Covid de las que se han declarado oficialmente! Conclusión provisional: Hasta ahora han muerto unas 83 veces menos personas en todo el mundo –diría yo– de las que tendrían que haber muerto sólo en Europa, de haberse tratado realmente de una pandemia de tal gravedad, como la que tenemos que combatir por decreto. Sin embargo, el Covid-19 ha sido promovido sin descanso día y noche durante muchos meses como „la pandemia más grave del mundo“. Se está aterrorizando a la gente al respecto constantemente, lo que supone un delito realmente grave (según la legislación vigente). Por tanto, nos encontramos ante un escenario, que si lo comparamos globalmente con los acontecimientos del siglo XIV, análogos a los actuales por su gravedad –según la propaganda reinante– nos lleva a tener que contrastar los datos: Tendríamos que contar con 2621 millones de habitantes, de los cuales unos 666.666 habrían muerto. Esa es la cifra a la que nos enfrentaríamos. Sin embargo, si lo calculamos así, con la „pandemia“ actual se han producido 873 veces menos muertes en todo el mundo, ya que, según el diario Tagesanzeiger, por ejemplo, hasta el 99,6% de los infectados por coronavirus volvieron a estar sanos poco tiempo después. Es cierto, estas cifras fluctúan, soy consciente de ello. Pero también deben ustedes ser conscientes de otra cosa: Con la epidemia de peste negra, una pandemia bien real, esos números no fluctúan en absoluto. Así queda evidenciada la diferencia entre una pandemia grave y otra leve. En la propia Europa han muerto hasta ahora algo más de un millón de personas en total, incluyendo a todas las personas «que murieron con Coronavirus y no a causa de este». Y eso significa que, en realidad, ¡son infinitamente menos los que han muerto «de Coronavirus»! Ya hemos hablado bastante de esto. Así que, en comparación con una pandemia de la gravedad que tenemos que combatir, el número inminente de muertes –sólo en Europa– tendría que aumentar hasta unas 230 veces más (para que tuviera la gravedad de aquella). Volvamos al escenario ficticio del entierro de los muertos, que afortunadamente no se ha hecho realidad. Ahora presten atención, porque a pesar de que la incineración de un solo cuerpo viene a durar una media de 1,5 horas, Internet está lleno a rebosar de informes sobre los crematorios de todo el mundo, que se supone que están funcionando al límite de su capacidad, con tres millones de muertos en total en todo el mundo. Ahora volvamos nuestra mirada a Corea para comprender mejor la situación. ¿Qué hay en Corea? Su capital, Seúl, es una megaciudad de 24 millones de habitantes, que está considerada la segunda ciudad más grande del mundo. Allí, en el Parque Conmemorativo de Seúl, que ocupa 18.000 m², se encuentra uno de los mayores crematorios del mundo. El peiódico Deutsche Bauzeitung llamó en su día a este giga-crematorio «una gigantesca máquina de cremación» en su reportaje del 3 de julio de 2013 (https://www.db-bauzeitung.de/architektur/eine-reise-auf-dem-pfad-zum-himmel/ ). No es de extrañar que los habitantes de Seúl hayan luchado durante 14 años contra la construcción de este proyecto del tamaño de tres campos de fútbol. Sin embargo, hoy en día Seúl se alegra de contar con este crematorio de alta tecnología porque puede realizar hasta 65 cremaciones al día con sus once incineradores superpotentes. Ahora juguemos un poco con la imaginación. Si Seúl tuviera que incinerar a los cerca de 3 millones de muertos causados por el Corona-Virus en todo el mundo, tardaría unos 47.365 días, es decir, unos 130 años. ¿Comprenden la magnitud de lo que se habla? Si nosotros, los suizos, les ayudáramos ahora con nuestro total de 26 crematorios, junto con Corea podríamos hacerlo en algo menos de cinco años. Sin embargo, esto sólo sería posible si nosotros, los suizos, mejoráramos nuestros 26 crematorios hasta alcanzar la capacidad operativa de esos gigantes de la cremación del Parque Conmemorativo de Seúl. De lo contrario, nos llevaría más de 20 años incinerar esos 3 millones de personas. ¡Imagínense lo que le espera a la humanidad! Nuestros crematorios tienen una media de dos incineradores, no once. Y, por supuesto, no podriamos permitirnos añadir más muertes por todas las causas durante todo este tiempo, de lo contrario resultaría aún más terrible. Y esta visión del horror sólo afectaría a los algo más de tres millones de víctimas mortales reales que tenemos ahora en todo el mundo, si hubiera que elaborarlo así. Sin embargo, si 240 millones de europeos murieran repentinamente en pocos años, tal y como nuestro ficticio escenario habría requerido en analogía con lo sucedido en 1347, de la noche a la mañana todos los crematorios del mundo no serían capaces de llevar a cabo semejante cantidad de cremaciones. Quería mostrarles esto para que supieran a qué nos enfrentaríamos. Al final tendríamos que enterrar a todos los muertos con nuestras propias manos. Estaríamos trabajando sin parar como sepultureros en cada esquina, porque los muertos de una pandemia real suponen realmente un peligro. Veamos pues una nueva conclusión a todo lo dicho: Sean quienes sean, quienes denigran a todas las personas que examinan los hechos con seriedad, calificándolos de „covidiotas“ y „negacionistas“ del coronavirus: por favor, den las gracias que esta enfermedad, cuyas consecuencias podrían ser similares a las de la peste –según es propagado oficialmente– no esté causando semejantes estragos en realidad, tal y como lo escenifican aquellos a los que tan fielmente apoyan ustedes. Pero ahora regresemos al futuro, a nuestro tiempo, a 2021 y a las urgentes llamadas de advertencia del principal virólogo Geert Vanden Bossche. Si las llamadas de advertencia de este hombre son ciertas, entonces es probable que el escenario de horror descrito anteriormente se desarrolle en breve, y eso es lo trágico del asunto: este podría desarrollarse sobre nosotros y nuestros hijos. En su opinión, se desarrollará sin lugar a dudas. Por cierto, he adjuntado inmediatamente a este post la versión más detallada del informe de Vanden Bossche. Además, el texto de la emisión posterior puede descargarse aquí, al pie del texto de la emisión, y redistribuirse con sólo pulsar un botón. Por favor, utilice estas funciones y todos los medios de difusión imaginables mientras pueda. Porque cuando se produzca esa catástrofe, habrá un desastre sin precedentes, pero también una recriminación mutua; me temo que incluso una acusación de asesinato y homicidio. Por lo tanto, concluiré citando una vez más la carta de Geert Vanden Bossche, que envió directamente a la OMS: «Soy todo menos un antivacunas. Como científico, normalmente no invoco una plataforma de este tipo para adoptar una postura sobre un tema relacionado con las vacunas. Como virólogo dedicado y experto en vacunación, sólo hago una excepción cuando las autoridades sanitarias permiten que las vacunas se administren de una manera que pone en peligro la salud pública. Y especialmente cuando se ignoran las pruebas científicas. La situación actual, extremadamente crítica, me obliga a emitir esta llamada de socorro. Dado que la escala sin precedentes de la implicación humana en la pandemia de Covid 19 amenaza con conducir a una catástrofe mundial sin precedentes, este llamamiento no puede sonar lo suficientemente alto y claro y fuerte. » Un último ruego: Convirtamos este clamor en acción real: Difunda estas advertencias tan lejos como pueda. Presente una denuncia penal en la fiscalía de su ciudad. En el texto de difusión de mi discurso «La prueba de PCR ante los tribunales: ¡los abogados presentan cargos!» puede descargar una denuncia penal ya preparada como plantilla. Pronto se publicará también uno para Suiza. El tiempo apremia. Ilumine al mayor número posible de ignorantes con estas advertencias. Haga todo lo que pueda sobre este asunto. Porque todavía es posible, pero ¿durante cuánto tiempo más? Esa es la cuestión. Soy Ivo Sasek, que ha permanecido durante 44 años delante Dios. Vídeo de Zentral + sobre la llamada de Geert Vanden Bossche: Uno de los principales virólogos del mundo y un firme defensor de las vacunas está dando la voz de alarma. La vacunación masiva contra el Corona desencadenaría una catástrofe mundial de proporciones épicas, afirma el virólogo de alto nivel Geert Vanden Bossche. «Bienvenido a Zentral+. Mi nombre es Thomas Kalmud. En la emisión de hoy nos ocupamos de un llamamiento urgente del destacado virólogo Geert Vanden Bossche. Vanden Bossche ha trabajado en el campo de la investigación de infecciones y el desarrollo de vacunas para las empresas farmacéuticas Novartis y GlaxoSmithKline, así como para la organización GAVI y la Fundación Bill y Melinda Gates. Él mismo desarrolló vacunas y enfatiza que es un defensor de las vacunas. No obstante, ahora advierte que las campañas de vacunación masiva contra el virus corona desencadenarán una catástrofe global de proporciones épicas. El experto incluso se dirigió directamente a la OMS en este sentido en una carta abierta. Vanden Bossche está tan preocupado por las medidas de vacunación actuales que insta a las Naciones Unidas a detener de inmediato todas las campañas de vacunación contra el virus corona en todo el mundo. Si esto no sucediera, muchas más variantes de virus infecciosos probablemente se intensificarían y eventualmente causarían la muerte masiva de personas. En la carta a la OMS escribe: “Soy todo menos antivacunas. Como científico, normalmente no invoco una plataforma de este tipo para adoptar una postura sobre un tema relacionado con las vacunas. Como virólogo y experto en vacunas, sólo hago una excepción cuando las autoridades sanitarias permiten que las vacunas se administren de una manera que pone en peligro la salud pública. Y especialmente cuando se ignoran las pruebas científicas. La situación actual, extremadamente crítica, me obliga a emitir esta llamada de socorro. Dado que la escala sin precedentes de la participación humana en la pandemia de Covid 19 amenaza con crear una catástrofe mundial sin precedentes, este llamamiento no puede ser lo suficientemente alto, claro y fuerte.” Vanden Bossche dice que aún no ha recibido respuesta de la OMS, lo que le preocupa. Vanden Bossche enfatiza que no está criticando la vacuna en sí. Las vacunas corona previamente aprobadas fueron desarrolladas por «personas simplemente brillantes“, dijo. El virólogo enfatizó, sin embargo, que se use la vacuna correcta en el lugar correcto. Y no lo utilices en millones de personas en el calor de una pandemia. En su opinión vacunar a las personas contra el coronavirus en medio de una pandemia hará que el virus sea más contagioso. Esto también aumentará la resistencia de los virus a las vacunas. Además, según Vanden Bossche, lo más probable es que la vacunación masiva contra el virus Corona aumente aún más el escape inmunitario adaptativo, ya que ninguna de las vacunas actuales impide la transmisión de las variantes virales. Por lo tanto, las vacunas no pueden erradicar el virus ni prevenir la infección. Un escape inmune significa que un virus mutado supera la inmunidad innata del cuerpo. La vacunación-corona ya no ayuda contra el virus mutado. Y dado que cada vez más y más personas se vacunen contra el Corona, esas variantes que ya están circulando surgirían cada vez más, y simplemente se volverían más infecciosas. Y así el virus inofensivo se convierte en un monstruo incontrolable, explica el experto en una entrevista con el Dr. Philip McMillan tras la publicación de la carta a la OMS. «Las vacunas profilácticas nunca deben usarse en poblaciones que ya están expuestas a altos niveles de infección ”, enfatiza Vanden Bossche. Este es un conocimiento básico en vacunología, que ya se enseñan en el primer año de formación. Con las vacunaciones masivas esto es exactamente lo que se está practicando en todo el mundo en este momento. Vanden Bossche advierte: «Vamos a pagar un alto precio por esto. Y me emociono porque pienso en mis hijos, en la generación más joven. Quiero decir, lo que estamos haciendo aquí es simplemente imposible. No entendemos la pandemia ». Además, el virólogo critica duramente el encierro – en especial, le resulta incomprensible que se prohíba el contacto con otras personas a los jóvenes, que se sabe que no pertenecen al grupo de riesgo y tienen un buen sistema inmunitario. Dice: «Por eso me negué desde el principio a que se cerraran escuelas y universidades, y que a los jóvenes ni siquiera se les permite tener contacto entre ellos. De hecho, los encierros impuestos por el gobierno y los cubrimientos faciales ya han creado variantes que indican una posible fuga inmunológica». El médico enfatiza: “Estos solo aumentarán ahora que las vacunaciones masivas contra los gérmenes chinos están en pleno apogeo. Y eso «es ciencia». El investigador también advierte que las vacunas durante la pandemia destruyen el sistema inmunitario. El está más que preocupado por lo que hará este brote viral. La humanidad sufrirá graves daños en la inmunidad innata a causa de las vacunas, dijo Vanden Bossche. Sin embargo, este daño no se limita a los individuos vacunados. Los vacunados transmitirían los virus mutados a los no vacunados, creando una crisis sanitaria mundial. Y eso sería mucho peor de lo que hubiera sucedido en el curso natural de la pandemia. Cuando los agentes patógenos eluden el reconocimiento o la defensa del sistema inmunitario mediante mutaciones o con la ayuda de mecanismos específicos, se habla de invasión inmunitaria. Vanden Bossche asume que la evasión inmune selectiva también favorece la propagación de otras cepas altamente infecciosas, ya que la vacunación masiva convierte cada vez más a los receptores de la vacuna en esparcidores asintomáticos. Estos últimos transmiten virus altamente infecciosos a personas desprotegidas o aún no infectadas. Esto es exactamente lo contrario de lo que originalmente se suponía que debían hacer las vacunas. Existe incluso la posibilidad de una pérdida completa de la inmunidad innata. La inmunidad innata se refiere a la capacidad natural del organismo para combatir los agentes patógenos mediante una inmunidad rica, variada y no específica. Vanden Bossche enfatiza: «Se han puesto sobre la mesa suficientes pruebas científicas. Por desgracia, sigue sin ser tocado por quienes tienen el poder de actuar. ¿Cuánto tiempo se puede ignorar el problema cuando hay evidencia masiva en este momento de que el escape inmunológico viral ahora está amenazando a la humanidad? No podemos decir que no lo sabíamos, o que no nos habían avisado». El hecho de que la vacunación masiva impulse el escape inmunológico viral se verá en el caso de las tasas de infectividad y morbilidad en países que ya han vacunado a millones de personas en solo unas pocas semanas. Vanden Bossche dio ejemplos: El Reino Unido, Israel y los Estados Unidos. Aunque estos países están disfrutando de un descenso de las tasas de infección, no cabe duda de que en las próximas semanas se producirá un fuerte aumento de los casos de Covid 19. El virólogo advierte: «El pronunciado descenso que estamos viendo ahora puede ir seguido de una meseta de corta duración. Pero es inevitable que se produzca un fuerte aumento de las enfermedades graves». Todas estas cosas deben abordarse claramente porque, después de todo, se trata de todas las personas. En una entrevista con el Dr. Philip McMillan dijó Vanden Bossche: «No lo haría si no estuviera convencido al 200%. Y no se trata de mí, no se trata de mí en absoluto. Se trata de la humanidad. La gente no entiende lo que está pasando en este momento. Y tenemos el deber de explicar eso. Se trata de tus hijos. Se trata de tu familia. Se trata de todos. Estoy arriesgando todo porque hice mi tarea. Y eso es solo una obligación moral». Hasta aquí el llamado del virólogo Geert Vanden Bossche. Creo, que hay que asimilarlo y ver si nuestros responsables reaccionan a estas tesis y cómo lo hacen. En el momento de esta emisión, la OMS aún no se ha pronunciado sobre el recurso. Si no quieren esperar a que esto ocurra, difundan activamente este llamamiento en su círculo de conocidos. El enlace a la carta de Vanden Bossche a la OMS se encuentra en la descripción de este programa. Y como siempre, si te gustan nuestros programas, haz clic en «Me gusta» y suscríbete, y no dudes en dejarnos un comentario. Además, asegúrate de suscribirte a nuestro canal en Telegram y NewMaker para que puedan seguir todas nuestras emisiones en el futuro. Por mi parte, gracias por vernos, mantenganse saludables y nos vemos la próxima vez.

de is. fuentes/enlaces: Originalartikel von Virologe Geert Vanden Bossch https://www.geertvandenbossche.org/

FUENTE: https://www.kla.tv/index.php?a=showlanguage&lang=es&id=19029&date=2021-06-18

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s