Hunden a Gaza en su propia mierda. Gracias a Israel pero también a Egipto y a los “hermanos” palestinos de Cisjordania.

http://www.palestinechronicle.com/the-plot-thickens-gaza-is-flooded-with-sewage-and-conspiracies/#.UqNaIuIliZ4

traducción Alteatequieroverde

La última tortura de Gaza podría ser sólo una nueva manera de humillar a este territorio para el deleite de Israel, de la Autoridad Palestina, de Mahmoud Abbas, y del gobierno egipcio bajo el control de los militares… Pero algo más siniestro se está preparando.

 

Esta vez, el castigo colectivo aplicado a Gaza toma la forma de las aguas residuales  que inundan muchas partes de esta zona pobre y en total falta de energía, con una superficie de 360 km2 (139 millas cuadradas) en donde mal sobreviven 1,8 millones de personas. Incluso antes de la crisis actual como resultado de la grave falta de suministro eléctrico y la desaparición de combustible provisto hasta ahora de contrabando a través de la frontera con Egipto, Gaza era lentamente pero seguramente convertida en inhabitable. Un informe bien documentado de la ONU decía el año pasado que si no se tomaban medidas urgentes, Gaza sería » invivible» para el año 2020. Dado que el informe fue publicado en agosto de 2012, la situación ha empeorado.

 

Citando a responsables en Gaza, el New York Times informó el 21 de noviembre que 13 estaciones de saneamiento en la Franja de Gaza han desbordado o están están a punto de hacerlo, y más de un millón de metros cúbicos de aguas residuales sin tratar fluyen diariamente en el mar Mediterráneo. “El servicio de saneamiento puede que pronto ya no será capaz de bombear el agua potable para los hogares en Gaza», indicó el periódico.

 

Farid Ashour, director de saneamiento y abastecimiento de agua en los municipios costeros de Gaza, dijo en su momento que la situación era «catastrófica “. » Nunca nos hemos enfrentado a una situación tan peligrosa», dijo. Pero no hay explicación para que la situación sea tan peligrosa o catastrófica como lo es ahora. La intención era simplemente que así sea.

 

La única central eléctrica de Gaza fue el principal objetivo de los aviones de combate israelíes durante años. En 2006, fue destruida en un ataque aéreo, pero volvió a abrir un año más tarde, sólo para ser destruida de nuevo. Y estaba lejos de estar en plena capacidad, cuando aún estaba funcionando recientemente, proporcionando sólo el 30 % de las necesidades de electricidad de Gaza que ascienden a 400 megavatios. Ciento veinte megavatios proceden de Israel, y casi 30 megavatios proceden de Egipto. El total  está lejos de las necesidades básicas de la Franja de Gaza, pero en cualquier caso, Gaza sobrevivió. Después de la expulsión de Morsi en Egipto y la represión militar egipcia, la escasez alcanza ahora el 65% del total necesario.

 

En una entrevista con la agencia de noticias humanitarias de las Naciones Unidas (IRIN), James W. Rawley, el Coordinador Humanitario para los territorios palestinos ocupados,pinta una situación increíble donde la crisis impacta en » todos los servicios esenciales, como hospitales, clínicas, servicios que se ocupan de las estaciones de bombeo de aguas residuales y agua . «

 

Los israelíes, por su parte, no tuvieron ninguna necesidad de preocuparse  desde la última confrontación militar con Hamas. «El año pasado fue un buen año», dijo, según The Economist, el comandante de la división de Israel que » supervisa » la Franja de Gaza, el general de brigada Michael Edelstein. Debido a la fuerte caída en el número de cohetes lanzados desde la Franja de Gaza en represalia por los ataques israelíes y el asedio continúo (50 cohetes este año, en comparación con 1.500 el año pasado) «, los niños en las ciudades fronterizas de Israel pueden dormir en sus camas, no en refugios, y no ir a la escuela en autobuses blindados «, según la edición del 16 de noviembre.

 

“Pero la promesa por parte israelí para ayudar a reactivar la economía de Gaza no se ha realizado «, dijo el periódico. Israel ha hecho todo lo posible para garantizar que Gaza sigue en una situación de crisis, el bloqueo de las exportaciones incluso de los paneles solares para que  los palestinos sitiados no puedan producir su propia electricidad. “Mientras tanto, Gaza está muriendo a sus pies. «

 

Desesperado por encontrar soluciones a corto plazo, el primer ministro de Gaza, Ismail Haniyeh, ha puesto en marcha nuevos llamamientos a Mahmoud Abbas para lograr  un gobierno de unidad. “Vamos a tener un gobierno, un parlamento y un presidente», dijo Haniyeh en un discurso reciente, citado por Reuters. Un portavoz de Fatah Ahmed Assaf rechazó el recurso porque » no contenía nada nuevo. » Mientras tanto, la Autoridad Palestina decidió poner fin a la subvención de los combustibles entregados a Gaza a través de Israel, subiendo de 79 centavos el precio ya establecido en 1,62 EE.UU. dólares por litro. Según Ihab Bessisso de la Autoridad Palestina, la decisión de cancelar la exención del impuesto sobre el combustible de Gaza fue tomada porque el envío de combustible más barato en Gaza » era injusto para la gente de Cisjordania”.

 

Pero la justicia tiene poco que ver con eso. Según The Economist, Al monitor y otros medios de comunicación, se están realizando esfuerzos de Egipto para volver a poner en el poder a Mohammed Dahlan,  el antiguo jefe de seguridad en la Franja de Gaza y líder de Fatah, para acelerar el colapso esperado del gobierno de Hamas. Al monitor informó el 21 de noviembre que Dahlan – un comandante de Fatah derrocado por Hamas en 2007 porque, entre otras cosas, de sus estrechos vínculos con la inteligencia israelí – se había reunido con el general al- Sisi en El Cairo. Obviamente, el objetivo es derrocar a Hamas en Gaza. Pero la pregunta es ¿cómo? Algunos » sugieren que una brigada palestina se forme en Al- Arish y camine sobre la Franja de Gaza, con el apoyo de Egipto, superar la amplia gama de fuerzas creadas por Hamas en la última década. «

 

Con los Hermanos Musulmanes y Morsi expulsados ​​de la escena, al menos por ahora, la Franja de Gaza es más vulnerable que nunca. Algunos partidarios de Abbas y Dahlan podrían pensar que ha llegado el momento de dar el golpe de gracia a sus oponentes en el pequeño territorio asediado.

«Niñ@ abrígate bien y ponte la bufanda, no vayas a coger… una porra en los pulmones»: apaleamiento de los jóvenes estudiantes del Luis Vives.

(Contra la represión policial, con la que nos quieren paralizar.)

¿Vale la pena salir a la calle para rechazar la violencia policial, gratuita, salvaje y desproporcionada contra unos jóvenes estudiantes que se manifestaban contra los recortes que les han privado de calefacción e iluminación?.

Vale la pena solidarizarse con quiénes son el futuro de nuestro País y se ven apalead@s por denunciar el despilfarro en detrimento de una educación pública y de calidad?.

Claro que vale la pena, siempre vale la pena. Pelear por un futuro mejor, más digno y equilibrado… siempre vale la pena.

Cuando participas en una manifestación y aparecen los mal llamados anti-disturbios, sabes que no estás libre de una agresión, detención o represalia, pero no por eso dejas de manifestarte. Es nuestro derecho.

Y ayer me tocó a mí, y me tocaron y me hicieron daño y me maltrataron y me arrastraron por el suelo, y me quisieron levantar de las orejas, y me retorcieron fría y  tranquilamente los dedos, las manos y los brazos hasta que grité de dolor, y siguieron retorciéndome, y me amenazaron y me quisieron intimidar.

me estamparon contra el suelo y me retorcieron aún más. No ofrecía ninguna resistencia. En ningún momento les insulté y sólo levanté la voz para que el dolor físico que me causaban pudiera salir.  Querían identificarme dijeron, y tranquilamente les contesté que mi documentación se encontraba en el bolsillo de mi chaleco. Estaba inmovilizado –no se por cuantos- pero era libre de pensar y de intentar ser coherente. Me dijeron que les tenía que acompañar y que si no “colaboraba” me harían mucho daño. Estaba inmóvil, como un saco de arena. Les respondí que ahí me tenían. Con rabia – – yo creo que se sentían impotentes – el superior que más me intimidaba me dio la oportunidad de ser buen chico por última vez y que sino, me iban a esposar, detener y pasaría la noche en el calabozo. En ese instante pensé en mi trabajo que nadie podría hacer por mí y en todas las complicaciones que podrían surgir y les dije… que me hicieran lo que quisieran.

Y lo hicieron. Me clavaron las esposas de tanto apretar en mis muñecas y casi me dislocan los hombros al llevarme suspendido de mis brazos esposados a la espalda, aguantando mis ochenta kilos de dignidad. Cuando gritaba de dolor uno dijo “nos ha tocado un blandito”.

Hoy cuando escribo esto, me duele los hombros y la barbilla.

Valió la pena pasar por ahí?

No es esa la cuestión, a nadie le gusta que le maltraten. Pero si preguntáis si valió la pena protestar contra el apaleamiento de los jóvenes estudiantes del Luis Vives, os responderé que sí, valió la pena. Si me preguntáis si valió la pena cortar pacíficamente el tráfico para pedir más educación, menos recortes y menos corrupción, os volveré a contestar que sí, que valió la pena. Si me preguntáis si valió la pena ejercer el derecho a expresarse libremente y  reunirse con iguales en la vía pública, cuando es la única manera de que nos oigan, os volveré a decir que sí, cien y mil veces, claro que valió la pena. Y si me preguntáis si vale la pena tener dignidad en un País gobernado, manipulado y aborregado por delincuentes, os responderé una cosa: sólo la suma de los esfuerzos individuales, puede hacer que su crisis no la paguemos nosotr@s. Sólo la suma de dignidades puede hacer cambiar las cosas, pero tenemos que creernos que podemos hacerlo.


Actuemos por nosotr@s mism@s, por un día mejor. Que no nos cambien, que no nos quiten las ganas de querer un País mejor del que nos podamos sentir orgullos@s como en aquel Abril.

Ayer conseguimos que todo el Estado supiera lo que había ocurrido, lo que estaba ocurriendo. Tener por seguro que mucha gente irá a las manifestaciones de mañana domingo, por pura indignación, al comprobar que su única solución a los recortes, es la represión para intentar hacernos callar.

Y si la alternativa es conformarse, enfermar de miedo a perder el trabajo, bajar la cabeza y mirar para otro lado y pensar que así todo pasará… entonces, no contéis conmigo. Mi dignidad no cabe en algo tan estrecho. Y además, mis hijos, mi familia, mis compañeros y compañeras, mis amig@s desconocid@s y la gente con la que me cruzo a diario, sé que se merecen algo mejor y no quiero cargar con la responsabilidad de haber estado ciego, sordo y mudo cuando querían quitárnoslo todo.

Nos vemos en las calles.

E.

“Yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.”

Vientos del Pueblo/ Miguel Hernandez